Cultura

Guatemala cree que el ataque que acabó con Cabral no iba dirigido a él

El Gobierno asegura que todo apunta a que el objetivo era el empresario que lo contrató, que iba con él y resultó gravemente herido.

el 10 jul 2011 / 15:43 h.

El Gobierno de Guatemala indicó que "la principal línea de investigación" sobre el asesinato del cantautor argentino Facundo Cabral apunta a que el ataque de los sicarios iba dirigido contra el empresario nicaragüense organizador de sus conciertos que lo acompañaba y no contra el trovador.

El ministro guatemalteco del Interior, Carlos Menocal, dijo en una rueda de prensa que "la historia construida a partir de la investigación" de los hechos indica que el objetivo de los criminales era Henry Fariña, el empresario que conducía el automóvil en el que viajaba Cabral. "Todo apunta a que el ataque iba hacia Fariña y no hacia el artista", precisó el ministro, quien compareció ante la prensa acompañado del presidente Alvaro Colom, el canciller Haroldo Rodas, y el embajador de Argentina en Guatemala, Ernesto López.

Fariña, quien salió gravemente herido del ataque, y se debate entre la vida y la muerte en un hospital privado del sur de la capital, se ofreció a Cabral la noche del viernes para llevarlo personalmente a primera hora del sábado al aeropuerto internacional La Aurora, desde donde volaría a Nicaragua para dar un concierto. Según Menocal, Cabral había optado por irse al aeropuerto en los autobuses del hotel donde se hospedaba, pero a último momento aceptó el ofrecimiento del empresario.

Fariña, un nicaragüense radicado en Guatemala desde hace varios años, es el empresario responsable de organizar los conciertos que Cabral ofreció esta semana en la capital guatemalteca y en la ciudad de Quetzaltenango, así como el que tenía previsto para la próxima semana en Nicaragua.

Según Menocal, los sicarios se movilizaban en tres vehículos, uno de éstos obligó a Fariña a reducir la velocidad, mientras que desde los otros dos abrieron fuego en contra del automóvil donde iba el trovador y contra el que llevaba a los miembros de seguridad del empresario.

El ministro agregó que la investigación se mantendrá bajo reserva mientras se determina la identidad de los responsables del crimen y el móvil del asesinato. El representante de Cabral, el argentino David Llanos, quien iba en el asiento posterior del vehículo junto al cantante, salió ileso del ataque gracias a que se lanzó al suelo.

Por su parte, el presidente Colom anunció que la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) colaborará con las autoridades guatemaltecas en la investigación del crimen, y decretó tres días de "duelo nacional".

"Esperamos resultados contundentes pronto" para esclarecer "este caso de gran impacto mundial", señaló el mandatario, quien aseguró que los responsables fueron "sicarios profesionales" que "montaron un operativo bien planificado". El embajador argentino aseguró que ya se han puesto en contacto con los familiares de Cabral en su país, y que coordinarán con las autoridades de ambas naciones para repatriar sus restos a Argentina.

"Facundo Cabral quería mucho a Guatemala, a su gente, a su cultura. Es una gran perdida para el mundo", indicó el diplomático. El asesinato del trovador, de 74 años, quien a lo largo de su carrera artística visitó más de una docena de veces este país centroamericano, convocó a centenares de personas en la Plaza de la Constitución de la capital guatemalteca, que vestidos de negro y con pancartas en mano repudiaron el crimen y exigieron justicia.

Los manifestantes izaron a media hasta la bandera guatemalteca, a la que le colocaron un crespón negro en señal de duelo y pronunciaron encendidos discursos en los que condenaron la violencia que afecta al país y que cada día se cobra un promedio de 17 vidas.

"Argentina, te pedimos perdón", se leía en una de las muchas pancartas que alzaban los manifestantes, entre ellos decenas de artistas guatemaltecos. A las condenas por el asesinato del trovador se han unido presidentes, artistas y otras personalidades de América que exigieron justicia a las autoridades de ese país centroamericano.

  • 1