Local

Guerra y Schori auguran el fin del liderazgo de Estados Unidos

La crisis financiera mundial terminará definitivamente con el dominio económico y político de EEUU. El "muro de Nueva York caerá" como cayó el muro de Berlín. Es la conclusión en la que coincidieron ayer Alfonso Guerra y Pierre Schori en la primera cita del Diálogo Global 21, organizado por El Correo y Foreign Policy con Cajasol. Foto: Gregorio Barrera.

el 15 sep 2009 / 16:53 h.

TAGS:

La crisis financiera mundial terminará definitivamente con el dominio económico y político de EEUU. El "muro de Nueva York caerá" como cayó el muro de Berlín. Es la conclusión en la que coincidieron ayer Alfonso Guerra y Pierre Schori en la primera cita del Diálogo Global 21, organizado por El Correo y Foreign Policy con Cajasol.

El ex vicepresidente del Gobierno de Felipe González, Alfonso Guerra, y el director general de la Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior (FRIDE), Pierre Schori, fueron invitados ayer en Sevilla a evaluar las posibles consecuencias de una crisis financiera cada vez más acusada. La tesis resultante del diálogo, en la que coincidieron ambos expertos, es que "se acabó" el dominio económico y político de EEUU.

Alfonso Guerra no se decidió a contestar que sí a la pregunta sobre si la crisis es el principio del fin del capitalismo "tal y como lo conocemos". Pero sí auguró una "mutación" del sistema que va a obligar a que las cosas no sigan como hasta ahora. "Las torres más altas se caen y estoy seguro de que éste es el fin del liderazgo político y económico de EEUU", sentenció. El ex vicepresidente del Ejecutivo español puso como ejemplo la inyección de 700.000 millones de dólares prevista en el plan de Bush para salvar la crisis financiera.

"La gestión de esos millones no está sujeta a ninguna inspección, según el propio plan de Bush", explicó Guerra, y a continuación sacó su dialéctica más dura para decir que esta estrategia "es ideal para el ladrón más grande del mundo". El presidente de las fundaciones Sistema y Pablo Iglesias está convencido de que EEUU ha encontrado una ideología para justificar sus actuaciones de dudosa licitud.

"Ellos creen que pueden equiparar capitalismo y democracia, y el problema es que el mundo lo compra. Primero nos machacan con cosas que no se pueden hacer y luego las hacen", dijo. Y puso como ejemplo las nacionalizaciones de Hugo Chávez, presidente de Venezuela. "Chávez nacionaliza un banco y hay que ver el escándalo que se monta. Y ahora todos los países lo hacen". Guerra cree que las actuaciones como esta se van a acabar. Para ilustrarlo, una comparación: "Cayó el muro de Berlín y ahora está cayendo el muro de Nueva York, que es Wall Street".

El segundo invitado por el Correo de Andalucía y Foreign Policy, Pierre Schori, se expresó en los mismos términos que Guerra cuando dijo que "la época de la hegemonía occidental en el mundo se acerca a su fin". "EEUU, obviamente, ya no es tan fuerte como antes", dijo, a la vez que Rusia no es tan débil como era en la era de Boris Yeltsin. Ahora, dijo el ex embajador de Suecia ante las Naciones Unidas, es el momento de sustituir ese vacío de liderazgo intentando afrontar los desafíos globales en común, tomando a la ONU como referente. "Sólo Naciones Unidas puede apostar por una respuesta duradera y legítima para nuestras cuestiones vitales comunes".

La culpa. Los dos invitados al ciclo de reflexiones de El Correo tampoco tuvieron duras a la hora de señalar a los culpables de la crisis que está haciendo tambalearse los cimientos de todas las economías del mundo. Para Schori, la situación financiera actual no es más que "la semilla del mal que George Bush deja después de sus ocho años en la Casa Blanca". El ex diplomático sueco definió como "11 de septiembre financiero" el derrumbe económico que padece el mundo y confió que Barack Obama pueda afrontar, como próximo presidente de EEUU, el reto de restablecer "la credibilidad y la confianza del país en el mundo".

Guerra fue aún más claro en su explicación sobre el por qué de la crisis. Relató cómo en los años 70 los políticos "sacaron las manos" de la economía y empezó una época de desregulación de los mercados. Entonces, prosiguió Guerra, "llegaron unos señores vestidos de etiqueta que empezaron a darle a las cosas un valor que no tenían, que utilizaron métodos ilícitos para llevar a cabo compras ilícitas. Todo ello, con la globalización como excusa". Y de ahí, según el diputado socialista, nació la crisis. Para ilustrar el problema de las hipotecas subprime, protagonistas de los orígenes del derrumbe financiero, Guerra buscó una teoría incontestable: "El ingenio financiero me asusta, te cogen la cartera seguro". "Vendemos hipotecas basura y le ponemos bonitos nombres", añadió el parlamentario del PSOE.

Así las cosas, pese a dejar claro que el dominio estadounidense ha caído, ninguno de los dos conferenciantes supo decir quién ocupará ese vació. "¿India, Europa, China??". Los neoconservadores de EEUU (teocons, según Guerra) han fracasado. ¿Y ahora qué? Ante la duda, lo que el ex vicepresidente sí tuvo claro es que hay grandes diferencias entre unos y otros aspirantes a ocupar el hueco del liderazgo. "He tenido que luchar contra todos los que dicen que da igual unos que otros. No da igual, no es lo mismo", concluyó.

La receta. Schori tampoco supo señalar a un sustituto claro para salvar la caída en picado del prestigio de EEUU como líder, pero sí apunto que ve "positivo el papel de la UE. Sus decisiones son sensacionales y hablan con una sola voz, como hicieron en Georgia" dijo, para añadir que "Europa ha demostrado en lo económico y en lo financiero que hay un teléfono al que llamar".

Sin alejarse de la UE, el ex enviado especial de la ONU a Costa de Marfil destacó que reponerse de la crisis financiera no es posible sin un diálogo serio entre EEUU y Europa. Para entablar ese diálogo, Schori dio su receta: Neutralizar la amenaza de armas nucleares, combatir el cambio climático, corregir la política que se está llevando a cabo en Afganistán y Paquistán y encontrar el camino para enfrentarse al terrorismo internacional de la forma más efectiva posible.

  • 1