Deportes

Guillén: "En tres años como mucho el club estará saneado"

El presidente verdiblanco admite que “hubo riesgo de que desapareciera el club” en 2011, pero es optimista: “Si seguimos este camino, acortaremos la travesía del desierto que es el concurso”.

el 11 oct 2013 / 22:49 h.

miguel_guillen El presidente del Real Betis Balompié, Miguel Guillén, concedió una larga e interesantísima entrevista al diario económico Expansión, en la que lógicamente se centró en aspectos pecuniarios, dejando frases llamativas como que “en tres años como mucho el club estará saneado y acortaremos esta travesía del desierto que es el concurso” de acreedores, o bien esta otra: “Creo que sí hubo riesgo (de que desapareciera el club)”, en alusión al crítico año 2011, cuando se inició el citado proceso y cuando él mismo accedió a la presidencia, allá por junio. El mandatario bético hizo balance económico de su gestión y apuntó que en apenas dos años y medio la entidad ha reducido su deuda en una tercera parte, de 90 a 30 millones de euros, además de dejar atrás los números rojos, por lo que anticipó que en el presente año natural va a arrojar un beneficio neto de 11,4 millones. “Un club de fútbol es diferente a cualquier empresa pese a que se debe regir con los mismos criterios económicos que el resto. La repercusión es tremenda por la gente que hay detrás, el sentimiento, la historia... No sólo dependemos de los números; si fuese así, en el caso del Betis habría que hablar maravillas sobre lo que se ha hecho en menos de tres años”, explica el empresario antes de entrar en detalle sobre la gestión que ha permitido enderezar el rumbo de la entidad: “Hay que aparcar el fanatismo y tener la cabeza muy fría a la hora de decidir entre gastar equis dinero en un delantero o en pagar ciertas deudas. En nuestro caso, a la hora de planificar no anticipamos ni resultados ni ingresos. Única y exclusivamente contamos con lo que tenemos, lo cual nos ha permitido mejorar de una manera brutal las cuentas”. Guillén se refirió al concurso de acreedores para asegurar que “estamos recortando los plazos. Cuando se hizo el informe de los administradores concursales la deuda era de 90 millones y estábamos en Segunda División. Tras la quita y los pagos atendidos desde entonces, se situará al cierre de 2013 en menos de 30 millones. Si seguimos este camino, en tres años como mucho el club estará saneado y acortaremos esta travesía del desierto”. El presidente insistió en que no hay más filosofía que la de “reducir gastos y maximizar los ingresos. Hemos establecido topes salariales en la plantilla y triplicado el número de patrocinadores. Cuando llegamos, el salario de los jugadores suponía el 120% de los ingresos totales del club y las pérdidas anuales se situaban entre 30 y 40 millones. No había dinero ni para pagar a los jugadores y lo primero que hicimos fue buscar un patrocinio. Era una situación dramática en todos los sentidos. Ahora hemos dejado atrás los números rojos y en la próxima junta de diciembre vamos a reflejar que en 2013 va a haber un beneficio neto de 11,4 millones. Y esto se ha logrado junto a una gran trayectoria deportiva, pues no tendría mérito haber reducido gastos si hubiera afectado a la actividad principal del Betis, que no olvidemos que es jugar al fútbol y ganar partidos”. Guillén fue cuestionado sobre si piensa que hubo algún momento de riesgo real de que desapareciera el club, a lo que replicó: “Yo creo que sí. Creo que sí hubo riesgo... teniendo en cuenta la trayectoria de los gestores anteriores”. E incluso cree que ese riesgo no se ha disipado, ya que “es un riesgo que siempre está ahí y que depende de los gestores. Si alguien tiene la mayoría accionarial puede tomar las decisiones a su antojo e imponer el modelo de gestión que desee: si quiere endeudar al club, arriesgar... El futuro dependerá de la profesionalidad, honradez e integridad de quienes estén al frente”, zanjó.

  • 1