viernes, 19 abril 2019
16:28
, última actualización
Deportes

Guillén: "No debo continuar, no hemos demostrado capacidad para estar ahí"

El presidente admite los "errores de planificación" y habla de una temporada "lamentable". "A Gil Manzano no voy a darle una palmadita y la enhorabuena", añade.

el 24 feb 2014 / 11:55 h.

El presidente del Betis, Miguel Guillén. El presidente del Betis, Miguel Guillén. El presidente del Betis, Miguel Guillén, reiteró la pasada madrugada que su intención es abandonar el cargo y además fue muy rotundo al justificar su decisión: "No hemos demostrado capacidad para seguir estando ahí", dijo en la Ser. "Debido a la corresponsabilidad que tengo en la planificación y gestión de esta temporada, y dado el fracaso, entiendo que no debo continuar. Así piensa buena parte de mi consejo de administración", añadió el dirigente verdiblanco, que quizá por primera vez habló en público de "los errores de la planificación de esta temporada, que está siendo lamentable", afirmó. "No hemos demostrado capacidad para seguir estando ahí. La situación es muy extensa y muchas cosas sí se han hecho muy bien, pero lo que importa es lo deportivo y la situación es muy difícil", sentenció Guillén, que con esas cosas bien hechas se refería al apartado económico: "Cogimos el club con una deuda de 90 millones de euros y lo dejamos por debajo de los 28 con una economía estable". Al mismo tiempo también admitió que la intervención judicial en el club "se está alargando demasiado". "TRAS UN ARBITRAJE ASÍ NO PODEMOS SER APALEADOS Y ESTAR CALLADOS" El presidente del Betis también reconoció que había hablado con el árbitro del partido contra el Athletic, Gil Manzano, para quejarse por su actuación. ”Le he dicho con educación lo que realmente hemos visto todos, no sólo los béticos en el estadio, sino el resto de España por televisión: que desgraciadamente la actuación arbitral ha sido lamentable desde todo punto de vista", contó Guillén. "No llegamos a comprender que un equipo de árbitros se equivoque siempre en el mismo sentido y no utilice la misma vara de medir al sancionar jugadas que se producen en uno u otro lado”, lamentó el directivo. “Estamos en esta situación por nuestros propios errores, pero no entiendo que cuando ocurre un arbitraje así, además de apaleados, tengamos que estar callados. Le he transmitido que es lamentable la actuación y que si falla en tantas jugadas, algunas prácticamente iguales en un equipo y otro, y se penalizan de forma diferente, uno tiene derecho a expresarse con educación. Represento a un club muy grande y una afición muy importante y creo que tengo que transmitir lo que hemos vivido. Se trata de incapacidad por parte de un equipo de profesionales para hacer su trabajo", prosiguió Guillén, que para concluir no pudo ser más gráfico: "No le voy a dar una palmadita y darle la enhorabuena. Siempre se puede dialogar con educación y eso no significa que uno sea un fanático”.

  • 1