Deportes

Guillén y Del Nido, unos maestros ‘bondadosos’ poniendo notas

Un notable alto al Betis, pese a su horrible racha, y un aprobado al Sevilla, que no cumple en ninguna de las tres competiciones su objetivo.

el 24 ene 2012 / 23:22 h.

Miguel Guillén y José María del Nido se han mostrado en alto grado bondadosos y muy poco exigentes con sus respectivos equipos a la hora de calificar la primera vuelta del Campeonato, que finalizó el pasado sábado con el 1-1 del derbi que, al parecer, tanto reconfortó a ambos, de lo contrario no se entiende el grado de satisfacción que muestran públicamente, pues ni Betis ni Sevilla se han hecho acreedores a tan buenas notas, ni mucho menos.

El presidente bético le puso un “notable alto, rayando el sobresaliente”, a lo realizado por su equipo, cuyo rendimiento habría que diferenciar claramente en dos bloques: los cuatro partidos del comienzo y los cinco del final, por un lado, y los diez del medio por otro. El Betis firmó un arranque liguero sobresaliente, sí, (cuatro triunfos) y ha completado un sprint final de primera vuelta notable (tres victorias, un empate y una sola derrota, con el borrón copero ante el Córdoba), pero entre el gran comienzo y el buen final no hay que olvidar la lastimosa racha de nueve derrotas y un empate en diez jornadas –la peor de su historia–, por lo que al sumar parciales y hacer la media, como aún hacen en la escuela los maestros, es imposible que le pueda salir una nota tan buena, aprobado raspón o tirando un pelín más alto un bien, si acaso.

Precisamente con “aprobado raspón” calificó José María del Nido el medio curso completado por su Sevilla, que arrastra suspensos ya irrecuperables en la Europa League y la Copa del Rey –sus torneos talismanes de los últimos años– y va dando tumbos extraños en la Liga. Cuando no jugaba a nada se hartó de sumar puntos (17 en las 9 primeras jornadas) y ahora que parece haber encontrado una patrón aceptable de juego, apenas le gana a nadie: sólo ha logrado dos victorias y once puntos en los doce últimos partidos, una racha que también empieza ya a ser lastimosa, impropia de un aspirante a la Champions League. A nueve puntos del tercero y a cinco de la cuarta plaza, y con los reveses coperos a cuestas, es imposible poder dar por aprobado el parcial hecho por el Sevilla, por mucho que Del Nido lo haga para no volver a poner en la picota a un Marcelino que ya empezaba a tener a la afición de uñas y al que se ha encargado de recordar que si no hay Champions, la temporada será un fracaso. Y de momento, lo es.

  • 1