De Guindos defiende la labor del 'banco malo' con las VPO

"Sareb no generó esas viviendas, las recibió de las entidades nacionalizadas", afirmó sobre los expdientes abiertos por la Junta a la entidad por incumplir la función social de las VPO.

el 18 feb 2014 / 11:13 h.

El ministro español de Economía, Luis de Guindos, defendió hoy la labor "fundamental" del "banco malo", la Sareb, ante los dos expedientes administrativos que ha abierto la Junta de Andalucía contra la sociedad por presunto incumplimiento de la ley autonómica sobre la función social de la vivienda. guindosEn opinión de De Guindos, quien acude hoy a la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE), este procedimiento permitirá que "todos se convenzan de que la labor de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) es fundamental de cara a la resolución del problema que teníamos en España" con los activos inmobiliarios tóxicos. La actuación de la Junta de Andalucía se debe a que la Sareb, como titular de al menos 911 viviendas protegidas, según las primeras estimaciones, debería haber acreditado la titularidad de las mismas y haberlas puesto a disposición de los Registros Públicos Municipales de Demandantes de Vivienda Protegida. Como eso no ha sucedido en el plazo establecido por la Junta de Andalucía, el gobierno autonómico ha abierto expedientes a Sareb, que pueden acarrear multas de hasta 109,4 millones de euros. "Sareb no generó esas viviendas, las recibió de las entidades nacionalizadas", afirmó De Guindos a su llegada al Ecofin. Los Registros Públicos Municipales de Demandantes de Vivienda Protegida establecen los mecanismos de selección para la adjudicación de viviendas de protección pública y señalan los requisitos socioeconómicos para el acceso a las mismas en Andalucía bajo principios de igualdad, publicidad y concurrencia. La Sareb ha explicado a la Junta de Andalucía que en apenas dos meses recibió 200.000 activos inmobiliarios y ha necesitado más de un año para completar la información sobre los mismos y poder registrarlos. Esta "peculiaridad" hace imposible que se puedan cumplir en plazo todas las exigencias legales, aunque Sareb tenga la máxima voluntad de que así sea, han afirmado desde la sociedad.

  • 1