Gutiérrez Limones optará de nuevo a la Alcaldía de Alcalá en 2015

Verónica Pérez confía en el alcalde alcalareño, que concurriría por sexta vez a las elecciones para amarrar el poder en un feudo clave.

el 29 mar 2014 / 00:40 h.

antoniogutierrezlimonesJME0Antonio Gutiérrez Limones repetirá como candidato a la Alcaldía de Alcalá de Guadaíra en 2015. Después de especularse sobre su marcha del Ayuntamiento –incluso se barajó la opción de que ocupara puestos de cabecera al Parlamento europeo–, la dirección provincial se ha decantado por el regidor como el mejor aval para refrendar uno de sus principales bastiones en la provincia. La elección parte de una lógica aplastante, que ya se deja entrever en los discursos de la secretaria general del PSOE de Sevilla, Verónica Pérez. Hace semanas, no vaciló a la hora de elogiar la labor de Gutiérrez Limones al frente del Consistorio alcalareño. «Es el mejor aval que tenemos», afirmó. Sin embargo, mostró más cautelas a la hora de ver el candidato a un año vista, fijando septiembre como fecha para la elección tanto en el caso de Alcalá como de Dos Hermanas. Sin embargo, en los despachos de Luis Montoto, la decisión estaba más que tomada. Se sondearon varias alternativas y la más fiable de todas era la de Antonio Gutiérrez Limones, que aúna experiencia y, sobre todo, cumple con uno de los requisitos que son indispensables para la dirección provincial socialista: que los alcaldes repitan en el cargo. Es más, para su designación no deberá pasar por un proceso de Primarias, una fórmula planteada en los estatutos pero solo si es en municipios en los que se han perdido las elecciones. Es el proceso en el que tendrán que concurrir, en los próximos meses, municipios como Écija, Mairena delAljarafe,Carmona y Los Palacios y Villafranca, donde debe ser la militancia la que abra un proceso para elegir al candidato para intentar recuperar la Alcaldía. disposición. Gutiérrez Limones ha recogido el guante y está dispuesto a someterse a la que serían sus sextas elecciones como candidato socialista en Alcalá de Guadaíra. Pero, previamente, ha testado tanto a la agrupación local como al propio electorado. Quiere dar el paso, pero con garantías de que va a encontrar el respaldo tanto interno como externo. Aunque la última cita con las urnas no fue propicia –el PSOE amarró la Alcaldía, pero perdió mucha cuota de poder hasta el punto de quedarse a unos centenares de votos de perder la mayoría absoluta– y el último año no ha sido fácil, ya que ha gobernado en minoría después de la marcha de uno de sus concejales –la que fuera portavoz municipal,Laura Ballesteros–, los sondeos internos sonreirían al alcalde que, a pesar de este difícil mandato, sigue contando con apoyos suficientes. En ese sentido, la batalla electoral partirá de una evaluación del Gobierno de Gutiérrez Limones, sobre todo después de quedarse en minoría. Hay se conjugan dos visiones. Una de ellas, la planteada por los partidos que ocupan la bancada de la oposición (PP, IUy PA), es que la situación de «inestabilidad» del municipio se debe a «la falta de gobernabilidad» del alcalde, que no tiene capacidad de controlar a «una agrupación local socialista que se encuentra totalmente dividida». Una versión que choca frontalmente con con la que aporta el propio equipo de gobierno, que indica que esta incertidumbre se debe exclusivamente a una circunstancia:la marcha de una concejal que rompió la dinámica de partido. Además, insiste en que no se producen avances debido a «un pacto anti-PSOE», en el que se bloquean asuntos claves para el desarrollo de su modelo de ciudad. Más allá de esos pulsos, más en clave electoral, están las lecturas que se pueden sacar en fase interna. La elección de Gutiérrez Limones viene a continuar ese sellado progresivo de las grietas existentes desde la dimisión de José AntonioViera. No hay que olvidar que fue el alcalde de Alcalá de Guadaíra el que, dentro del sector crítico, decidió presentarse como cabeza de cartel y plantar cara a Susana Díaz en el proceso para la elección del líder de los socialistas sevillanos. Finalmente, Díaz salió vencedora de este envite y, a partir de ahí, han sido constantes los guiños y acercamientos entre ambos dirigentes. Primero con reuniones y un ofrecimiento inicial para formar parte en la Ejecutiva provincial que finalmente no se produjo porque las heridas seguían aún frescas. Después, la normalidad se ha ido consolidando con la presencia de Gutiérrez Limones en varios actos de la lideresa e incluso después, cuando avaló el relevo que llevó a la reciente elección de Verónica Pérez a la Secretaría General. Una vez solventada la incógnita en Alcalá, los esfuerzos de la dirección provincial están en Dos Hermanas. Francisco Toscano se planteó hace un año la posibilidad de no concurrir a las próximas elecciones, aunque este extremo no es el que se maneja actualmente en Luis Montoto. Verónica Pérez quiere que continúe Toscano y, de hecho, la idea es que éste continúe, ya que es un aval para el Ayuntamiento de más población que actualmente gobiernan los socialistas. Un cambio de cabecera implicaría tal vez riesgos innecesarios para amarrar la Alcaldía. Aunque, para eso, es Toscano el que tiene la última palabra.

  • 1