domingo, 17 febrero 2019
14:18
, última actualización
Local

¿Ha pensado Asenjo en un obispo auxiliar?

el 04 jun 2010 / 19:51 h.

TAGS:

"Ahora mismo, no puedo contestar nada. Lo que sea, sonará".
Las palabras de Juan José Asenjo Pelegrina a El Correo de Andalucía el pasado jueves, a la finalización de la procesión del Corpus, añaden más suspense al runrún que ha recorrido esta semana la ciudad sobre los inminentes cambios que planea el prelado sevillano para vertebrar un nuevo esquema organizativo en el gobierno de la diócesis más acorde y adaptado a sus planes pastorales.


El Correo inquiría a monseñor Asenjo para que confirmara o, en su caso, desmintiera la noticia avanzada esta semana por el portal de internet Religión Confidencial según la cual el sucesor de Carlos Amigo Vallejo habría pedido ya a Roma, sólo siete meses después de tomar las riendas de la sede hispalense, la designación de un obispo auxiliar que le ayudase a gobernar la diócesis, la cuarta más grande de España en número de habitantes.


El Código de Derecho Canónico (canon 403) establece la posibilidad de que a petición del obispo diocesano "cuando lo aconsejen las necesidades pastorales de una diócesis" se constituyan "uno o varios obispos auxiliares", si bien deja claro que esta figura del obispo auxiliar no tiene derecho de sucesión.


En su larga trayectoria de más de 27 años de pontificado en Sevilla, el cardenal Amigo no no recurrió en su gobierno pastoral a la herramienta de la elección de un obispo auxiliar y sólo a la hora del relevo, cuandio vio cerca su jubilación, solicitó a la Santa Sede la designación de un obispo coadjutor.


Su antecesor en la silla isidoriana, el cardenal José María Bueno Monreal (1904-1987), sí que tuvo, no uno, sino hasta cuatro obispos auxiliares a su lado para el buen gobierno de la diócesis: Rafael Bellido Caro, José María Cirarda Lachiondo, Antonio Montero Moreno y Juan del Val Gallo.


La noticia de la posible elección de un obispo auxiliar para la diócesis de Sevilla no ha causado ninguna sorpresa en el entorno más inmediato del obispo Asenjo. De hecho, relatan fuentes muy cercanas al día a día de Palacio, el seguntino ya ejerció unos años como obispo auxiliar de la diócesis de Toledo.


"Este hombre dedica muchísimo tiempo a tratar con la gente. Las visitas son interminables y se le nota cansado y algo sobrepasado por la circunstancias. No hay que olvidar que ya tiene una edad", confiesan en Palacio. Según estas mismas fuentes, durante el año que ejerció como arzobispo coadjutor de Sevilla y a lo largo de los siete meses que lleva como titular de la sede hispalense, Asenjo se ha hecho una idea bastante exacta de las necesidades organizativas de la diócesis, por lo que es de suponer que ya habrá madurado cuál es el esquema de gobierno que más se ajusta a sus planes pastorales. Los cambios y los nombramientos se adivinan muy próximos.

  • 1