lunes, 18 febrero 2019
14:50
, última actualización
Local

"Ha sido peor de lo que podría soñar en mis pesadillas"

Testigos y organismos internacionales aseguran que el ataque israelí a la flotilla humanitaria no debió ocurrir y que en ningún caso es justificable.

el 31 may 2010 / 20:25 h.

TAGS:

Los cooperantes Manuel Tapial y Laura Arau, junto al periodista David Segarra (centro).

"Esto no tenía que haber pasado". El mejor resumen, en una sola frase, lo hace Meir Margalit, pacifista judío y ex concejal del partido de izquierdas Meretz en Jerusalén. Él acompañó a las naves que trasladaron a los heridos de la flotilla de ayuda a Gaza que fue atacada ayer en aguas internacionales. Lo vivió, asegura, "como una experiencia traumática". "Incluso para un veterano como yo -añade- que ha visto algunos capítulos de barbarie, esto ha sido más de lo que podía soñar en mis pesadillas".

Según Margalit, las muertes a manos del Ejército israelí "no tienen justificación", pero sí tienen una explicación: "Cuando tomas a jovencitos de 19 o 20 años, les lavas la cabeza durante el periodo escolar, los entrenas en un Ejército para matar y los armas de pies a cabeza, es lógico que estas cosas sucedan, porque para eso fueron entrenados".

Preguntado sobre si el ataque a la flotilla humanitaria fue un acto programado, este político judío -que fundó el Comité Israelí contra la Demolición de Casas- habla de un "reflejo condicionado" de los soldados israelíes. "Con orden o sin orden, no hay diferencia", opina, porque "esto de disparar sin pensar dos veces es propio de una sociedad que vive en un clima militarista".

Margalit no cree "ni una palabra" del Ejército israelí cuando habla de defensa propia y asegura, en cualquier caso, que la solución pasa por devolver a los palestinos los territorios ocupados. Preguntado, por otra parte, sobre la actitud del primer ministro israelí, lo tiene claro: "¿Netanyahu condenar? No, una cosa así no sucederá".

También tiene una opinión formada Luisa López, delegada de la Unrwa (la agencia de la ONU para los refugiados palestinos) en Andalucía: "Lo que tenemos claro es que estas tragedias se podrían evitar si Israel hiciera caso al llamamiento de la comunidad internacional y pusiera fin al bloqueo sobre Gaza".

Armas. Sobre las acusaciones de Israel, que aseguran que el ataque no fue más que una respuesta a la violencia de los cooperantes, Cristina Soler, madre del periodista valenciano David Segarra, que viaja a bordo de la Flotilla de la Libertad, aseguró a Efe que la "única arma" que llevaba su hijo era "la cámara de vídeo".

Segarra se ocupó de relatar a través de Twitter la llegada de navíos y helicópteros israelíes a la zona. A las 4.00 de la madrugada, confirmaba que "al menos dos navíos israelíes y helicópteros [estaban] siguiendo a la flota". Cuando las advertencias se hicieron más duras, transmitió que los activistas estaban "preparándose para la resistencia". También desde Twitter, el periodista hizo un llamamiento a la comunidad internacional a intervenir para evitar "una tragedia", la que finalmente se produjo.

Nada más tocar tierra, uno de los heridos relató para El País la "brutalidad innecesaria" que habían utilizado contra ellos los israelíes. Con un ojo completamente morado, según el citado periódico, esta víctima se quejaba: "Somos todos palestinos, hace falta más libertad".

  • 1