Local

Habla, pueblo, habla

Las manadas de rateros que siguen saliendo de los ayuntamientos andaluces cada vez que Hacienda levanta una loseta invitan a pensar que, si hubiera un ranking de personas honradas de la historia de España, pocos alcaldes y concejales quedarían por delante de El Tempranillo.

el 15 sep 2009 / 06:30 h.

Las manadas de rateros que siguen saliendo de los ayuntamientos andaluces cada vez que Hacienda levanta una loseta invitan a pensar que, si hubiera un ranking de personas honradas de la historia de España, pocos alcaldes y concejales quedarían por delante de El Tempranillo. Esta creencia es un insulto a los cientos de héroes que, desde la Administración Local y con una honestidad a prueba de obras, se dejan las horas, las pestañas, la familia, el futuro laboral y la vida trabajando para la felicidad de sus paisanos. Tanto ellos como el pueblo raso deben denunciar a los ladrones. La ruina y la vergüenza no son hijas de la verdad, sino del silencio cómplice.

  • 1