Local

"Hace falta lista de consenso, pero no sería lógico que la mayoría sea de la capital"

El presidente del PSOE de Sevilla, alineado con la Ejecutiva regional frente al secretario provincial, no se siente aludido por las acusaciones de presiones a los delegados al Congreso Federal porque afirma que no ejerció ninguna presión.

el 10 feb 2012 / 22:30 h.

TAGS:

El presidente del PSOE de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos.
La tormenta es grande en el PSOE de Sevilla. Y el presidente del partido en la provincia,Fernando Rodríguez Villalobos, ha intentado en los últimos días sacar el paraguas tras un congreso tan turbulento. Apela a a remar juntos en pos de una batalla, la del 25-M, que, asegura, no está decidida, al igual que unas listas que deberían ser "de consenso". Eso sí, puntualiza que deben ser "con rigor", evaluando primero el papel de los actuales diputados, y contando que debe estar representada la capital, pero también la provincia.

 

-Tras todo lo que ha rodeado al PSOE de Sevilla estas semanas, ¿cómo prevé el comité provincial electoral de este domingo?
-Si se cumplen las previsiones y lo que la inmensa mayoría queremos, se consensuará una candidatura sin problemas. La voluntad hasta el último minuto es la de llegar a un acuerdo después de un Congreso Federal en el que se han avivado las tensiones por esa pluralidad en el debate interno y esas diferentes sensibilidades que han surgido. Eso no pasa en otro partido donde hay sólo un candidato y lo ponen sin lugar al debate.

-Pero la crispación estalló en especial en el PSOE de Sevilla y con Viera como protagonista.
-Cuando hay varios aspirantes, hay que posicionarse. Eso no nos debe llevar a la conclusión de que se haya fragmentado la Ejecutiva provincial. Nadie ha cuestionado en ningún momento la figura del secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera. Otra cosa es que a los que le interese el río revuelto hayan magnificado y exteriorizado estas tensiones. Es sólo la alternancia en un congreso.

-¿Y qué conclusión saca, por lo tanto, del Congreso Federal?
-Desde que salió, sea por uno o por 20 votos, todos hemos virado hacia nuestro referente, que es Alfredo Pérez Rubalcaba. Ya no hay banderas de rubalcabistas o chaconistas. Aquí hay PSOE federal liderado por Alfredo. Andalucía y Sevilla están con él y con Griñán, que también es referente y encabezará la candidatura de Sevilla. Es el que marcará el rumbo que vamos a seguir los próximos años con, espero, la victoria en las elecciones autonómicas y así seguir gobernando en clave progresista. El cambio vivido en Andalucía es algo que no se pone en tela de juicio. Y más ahora, que se empieza a ver la patita al lobo y que han provocado las reacciones de la gente sencilla.

-¿Cómo ve las andaluzas?
-Todas las encuestas lo dicen. Estamos a un paso de no llegar, pero a un paso también de seguir gobernando. Lo digo con carácter global, sin conocer datos como los del CIS que, por primera vez, no aparecen provincializados e incluso con el último sondeo del Cadpea. Aún hay partido y por eso hay que trabajar en esa unidad después del congreso, para que Sevilla vuelva a ser el tintero desde el que pintar el mapa andaluz, en este caso en rojo, con las siglas del PSOE.

-¿Será posible esa unidad? ¿No cree que antes del congreso se traspasó unos límites más allá de ese debate de ideas?
-Si no hubiese debate alguno, se habría evitado. Pero si vamos más allá en la pregunta y me comentas si yo podría haber evitado... Siempre se puede. Ahí entono el mea culpa dentro de lo que pueda sentirme culpable, como no haber evitado la confrontación mediática fuera de los órganos internos del PSOE. Nunca tenemos que llegar a cuestiones personales que hieran susceptibilidades, pero prefiero el debate y después seguir unido y abrazándonos como una gran familia. Si hay algo que perdonar, yo pido ese esfuerzo para que se haga. Si alguien se ha sentido mal, nos damos un abrazo y todo saldado. Ahora toca elaborar de las listas.

-¿Cómo se está desarrollando? Aspirantes hay unos cuantos.
-Tenemos que ser rigurosos a la hora de ofrecer los nombres de los políticos que nos representarán. Banquillo tenemos suficiente. Podríamos hacer 18 candidaturas, porque tenemos grandes militantes en una provincia como Sevilla, que es organizada desde el punto de vista orgánico y tiene una malla extendida por todos los territorios.

-¿Qué criterios hay que seguir para hacer esta selección?
-Nadie pone en duda la figura de Griñán y Susana Díaz, como secretaria de Organización. A partir de ahí, habría que mirar a los parlamentarios actuales y evaluar su trabajo, si han funcionado y si tienen peso orgánico. Eso hay que hacerlo y después siempre habrán nombres nuevos, que se tendrán que analizar según una serie de factores como su responsabilidad orgánica o cómo representaría a un territorio concreto de la provincia.

-Pero el abanico es amplio y más para los primeros puestos.
-Soy defensor de darle la oportunidad a compañeros que tengan un nombre, sea en puesto de salida o dentro de la lista. Siempre he pensado que sería un honor guardar la papeleta donde tu nombre aparezca, aunque sea en el número 15. Hay banquillo. Pero peor están otros que tienen que echar un lazo para completar la lista

-Habla de lista de consenso, pero hay dos grupos diferenciados, con mucho ruido en la capital, ¿es factible esa unidad?
-No me cabe la menor duda de que saldrá una candidatura de consenso. Se habla mucho de la capital. Es importante lo que diga, pero la provincia tiene más militantes. No se puede meter, por ejemplo, el 80% de la lista de la capital, porque no se corresponde con la realidad. Hay que meter alguno de los pueblos, aunque antes no fuera así.

-¿Se ha reunido en estos últimos días con Viera para limar asperezas?

-Hubo reunión de coordinación del PSOE el lunes y ayer nos vimos. La relación sigue siendo normal, como la de un amigo y compañero. Por eso reitero que el roce del congreso no cuestionó nunca su liderazgo. Son otros los que enfatizan esa idea. Lo importante es seguir tirando del carro con esa gran mayoría con la que nos alzamos hace ocho años no sin dificultades.

-¿Se sintió aludido cuando se habló de que había "presiones" a los delegados al congreso?
-No entendí que fuera hacia mi porque no ejercí ninguna presión.

-Optó por Chacón y salió Rubalcaba, ¿en que lugar le deja?
-El de perdedor. Pero como perdí porque ganó el que ganó, estoy tranquilo. Aposté por Chacón, pero no soy antirubalcabista. Es un hombre con valía. Pensé que Chacón podía ser la alternativa, pero sin degradar al rival.

-¿Y si hubiese sido al revés?
-Para otros habría sido a lo mejor más difícil de explicar.

  • 1