miércoles, 20 febrero 2019
23:03
, última actualización
Local

«Hace falta una cruzada contra el fuego como la del tráfico»

El consejero de Medio Ambiente lleva apenas dos meses largos en el cargo, pero ya ha tenido un rodaje importante: una ley aprobada que se torció por un error de voto, dos decretos en ciernes, otra norma anunciada para el año próximo... Su preocupación ahora son el ahorro y los incendios forestales.

el 05 jun 2010 / 19:07 h.

TAGS:

El consejero de Medio Ambiente, José Juan Díaz Trillo, posa en la sede de su departamento, la sevillana Casa Sundheim.

-¿Cómo va a afectar el plan de austeridad a su departamento?

-El plan de ahorro tiene que basarse en un esfuerzo colectivo del gobier- no, con una dimensión ejemplarizante. No sólo tendremos austeridad en los salarios y en los funcionarios, en inversiones lógicamente hay que reprogramar lo previsto.

-¿Se caerá algún proyecto?

-Yo no hablaría de eludir los compromisos, sobre todo en aquellos fundamentales como los que garantizan los recursos naturales y los del ciclo integral del agua. Hablamos de reprogramación del calendario y de prioridades, pero por ejemplo en el caso del agua ese objetivo de tener las aguas depuradas en 2015 hemos de cumplirlo.

-Ecologistas e IU le piden que cambie su decreto de parques porque da excesivas competencias urbanísticas a los alcaldes. ¿Lo hará? ¿Habrá inspecciones?

-Después de 20 años de normativa de espacios naturales todo el mundo se fía de la Junta, es una de las administraciones más fiables de Europa, incluso para los críticos. Entiendo la actitud vigilante de los ecologistas e IU, pero para nada este decreto empaña ni disminuye la protección, lo que hace es agilizar los trámites administrativos poniéndole deberes a la administración, no al usuario. Incluso ponemos plazos de respuesta, con canales telemáticos, de 48 horas. El decreto facilita la vida a los ciudadanos y territorios que están en los espacios.

-¿Pero revisarán los permisos?

-Claro, mantenemos las mismas leyes ambientales que ya garantizan esa supervisión. Calma, esta será una norma buena y duradera.

-Ha anunciado también una ley de espacios protegidos. ¿Qué aportará? ¿Por qué es necesaria?

-Queremos cumplir la demanda surgida en el proceso de participación Andalucía Natural +20, después de 20 años de aplicación de la norma actual. ¿En qué dirección hay que ir ahora? En articular mejor el desarrollo sostenible, que la gente sea capaz en su territorio de desarrollar con plenitud su vida, también su vida económica. Tras estos tiempos de codicia económica y natural, hay que repensar la vida en estos espacios, más sensata. De este tiempo va a salir otro en el que, como decía Lorca, "la vida sea más buena, más noble y más sagrada".

-Tenía pendiente para abril un plan de adaptación contra el cambio climático. ¿Qué le queda?

-Está pendiente de calendario, prácticamente terminado, sólo restan algunos detalles. Ya dimos un paso cuantitativo con el plan de emisión, que ha ahorrado cuatro millones de toneladas en los dos últimos años, y se prevé que sean ocho en 2012. Ahora el plan de adaptación ya no habla de mitigar, de frenar, sino de nuevas pautas de crecimiento, de hábito ciudadano, de ahorro y eficiencia, de movilidad... Es en el plano local donde ahora se está dando una conciencia más aguda de la emergencia que supone atajar el cambio climático. Ya hay ciudades viviendo un cambio de fisonomía, y Sevilla es un buen ejemplo. Un dato: se están construyendo 150 kilómetros de carriles bici, tantos como de autovía.

-Más allá de la lluvia, Doñana sigue necesitando triplicar sus aportes de agua porque no se frenan los pozos ilegales. ¿Cómo y cuándo se parará esa práctica?

-Esa deriva se está frenando ya, hay un trabajo riguroso de control e inventario de los pozos. Estamos preparando un plan con Obras Públicas y Agricultura, el de la corona forestal, para ordenar la situación. Se están dando pasos muy importantes con el inventario, el control y las aportaciones de aguas superficiales, como las del río Agrio.

-Tras el vertido de Cepsa hace casi un año, se anunció un plan de emergencias para ese litoral...

-Se está elaborando por la Autoridad Portuaria de Huelva y la Junta y ya hay planes parciales. Esta zona hay que protegerla y acompañarla de la seguridad adecuada para los desarrollos industriales. Tanto Huelva como el Campo de Gibraltar tienen una vigilancia especial, con inversiones de 300 y 400 millones de capital privado para evitar vertidos. Los planes se han activado cuando ha sido necesario.

-¿Cómo se presenta el verano en materia de incendios?

-El Infoca ya tiene el hábito de estar preparado para lo peor con la esperanza de que nos suceda lo mejor. Esa garantía tenemos. Sí podemos decirle a los andaluces, cuando estamos todavía en la labor preventiva, que pueden estar tranquilos, que estamos en buenas manos.

-En 2009 hubo una regresión a los peores datos de la década.

-Sí, pero es que aparte de tareas selvícolas, en caminos o la retirada de combustible vegetal hace falta la cooperación, la toma de conciencia. Más de la mitad de los incendios son por negligencia o intencionados, viene de la mano del hombre. Eso hay que pararlo con la Guardia Civil y el Poder Judicial. Tenemos que hacer como con el tráfico, una cruzada, una batalla; si entre todos hemos conseguido que haya menos accidentes debemos lograr que haya menos incendios. Nadie lo pensaba, y se ha logrado.

-Dice que el hotel de las salinas de Gata es incompatible con el parque. ¿Por qué no ha presentado la Junta más recursos?
-La Junta hizo todo lo que estuvo legalmente en su mano, tanto como en el Algarrobico. El hotel es incompatible con la conservación de Gata, pueden estar tranquilos los almerienses. Estas decisiones judiciales para nada van a alterar la calidad de la zona ni su fisonomía. También el Algarrobico es una anomalía clara, pero no va a servir para nada estar discutiendo los cinco o siete años que dure el litigio, con cinco pleitos que hay.

-¿Cómo valora que el Gobierno paralizara la expropiación?
-Ese mecanismo lo puede activar cuando quiera, es una decisión sensata, y como hay posibilidad, en cuanto haya lugar y oportunidad jurídica, puede volver a presentarlo.

-¿Se sabe ya qué les ocurrió a los linces en cautividad?
-Siguen investigando, hay complicación en encontrar la causa. Aún así el plan de cría está con 20 nacimientos más de los previstos (50). Éste y el plan de cría en libertad funcionan razonablemente bien.

-¿El plan para la balsa de fosfoyesos es un parche, como dicen los ecologistas?
-Sería un parche de Guinnes... No, estamos trabajando en una regeneración real y hasta los más críticos piensan ya en futuro, en el uso que se dará a la zona. Hay que alejar cualquier fantasma de riesgo.

  • 1