Local

"Hacemos que la gente viva día a día la cultura en el mercado"

el 12 jul 2012 / 18:59 h.

TAGS:

Fernando Rodalva en la taquilla de CasaLa Teatro, en el Mercado de Triana.

¿A quién podría ocurrírsele la idea de abrir un teatro en un mercado de abastos? Nosotros tenemos un nombre: Fernando Rodalva. Antes de que alguien se apresure a tildarlo de loco esgrimiremos su defensa: dicen que Triana es tierra de arte, de arte cotidiano, a pie de calle, donde lo humano y lo divino, lo popular y lo elevado conviven tan ricamente. Este joven escultor sevillano ha ido por partes. Primero abrió de par en par su amplia casa de la calle Manuel Arellano para celebrar en ella espectáculos, y hace unos meses se hizo con un puesto en el Mercado de Triana, entre fruterías y tenderetes con frutos secos, ahí está CasaLa (www.casalateatro.com), un microteatro en plena plaza... de abastos.


-Los de la pescadería y los encurtidos se quedarían con los ojos como platos cuando colocó el rótulo: CasaLa Teatro...

-Yo diría que se quedaron estupefactos. Pero en el Mercado de Triana había -y hay- bastantes puestos vacíos y se me ocurrió la idea de que estaría bien abrir un teatro aquí. No se me pasó por la cabeza preguntar a nadie lo que pensaban, simplemente me arriesgué.

-Creo que podría afirmar con orgullo que su escenario es único en el mundo. ¿La gente se confunde de vez en cuando y le pide cuarto y mitad de albaricoques?

-Ciertamente no tengo referencia de ningún teatro parecido. Y pasada la sorpresa inicial los vecinos se han ido acostumbrando y viendo bien nuestra presencia. Los mercados en general están viviendo cambios, cada vez abren más horas por la tarde y surgen puestos de restauración. Venir a comprar, a tapear y... hasta al teatro en el Mercado de Triana es hoy una posibilidad al alcance.

-Ya pero... más allá de la originalidad. ¿Qué de bueno tiene ambientar el escenario con aroma de pimentón?

-Estando aquí hacemos que la gente viva la cultura día a día, proponemos conciertos, espectáculos de flamenco, tardes de magia, jornadas infantiles los sábados. Revestimos el arte de cotidianidad al estar tan cerca de la gente del barrio.

-Todo en formato mini...

-Todo en un escenario de tres metros y con 28 butacas antiguas del Lope de Vega que yo he restaurado revistiéndolas de terciopelo rojo. Nuestro teatro es pequeño, sí, lo asumimos, pero está adaptado al espacio en el que nos encontramos. Y además tenemos la mano tendida a muchos artistas que tienen aquí un lugar más en el que actuar, bien entrando en nuestra programación, bien mediante el alquiler de la sala.

-¿Se les ha ocurrido pedir ayuda a alguna administración? Quizás por aquello de ser tan emprendedores...

-Tal vez. Pero no lo creemos, la situación es muy mala como para poner la mano. Además, CasaLa aspira a ser un proyecto viable que no dependa de las subvenciones. Para eso nuestras propuestas son muy ajustadas y muy estudiadas y los precios todo lo populares que podemos, entre los seis y los 14 euros, según el tipo de espectáculo que sea.

-¿Cuál es el origen de CasaLa Teatro?

-Todo comenzó por unas butacas que aparecieron porque las iban a tirar. Eran del teatro de un colegio y antes habían sido del Lope de Vega. Yo las arreglé y las puse en la azotea de mi casa. Entonces pusimos en marcha una asociación cultural -La Casa- y comenzamos a dar talleres y a ofrecer espectáculos en mi casa. Una cosa llevó a la otra. Y ahora estamos volcados en CasaLa. En cuanto veamos que funciona volveremos a reactivar La Casa, o sea la mía. Dos escenarios bastante particulares como puede comprobar.

-Me perdonará la indiscreción pero... ¿todo esto le da para vivir?

-Para subsistir más bien. Para nosotros -para mi pareja y yo, vamos- es complicado porque no pertenecemos al mundo del espectáculo y estamos adentrándonos en él. Pero el proyecto es ilusionante. Además, yo soy escultor, trabajo con metal y con materiales de primera calidad que ya no tienen uso. También imparto algunas clases. Pero, francamante, lo más importante es ahora mismo CasaLa, la cultura es un bien de primera necesidad en peligro de extinción y nosotros se lo acercamos a la gente sin que esta tenga que hacer un esfuerzo extra para poder disfrutar.

-¿Y para el futuro?

-Si todo va bien el siguiente objetivo será ampliar la programación a todos los días de la semana (por ahora sólo estamos jueves, viernes y sábados). Queremos llegar también al público foráneo que visita el Mercado de Triana en hora punta. Por eso nos encantaría ofrecer funciones en horario matutino. Lograr eso sería un gran éxito.

Y ADEMÁS...

El próximo jueves 19 de julio puede ir a CasaLa para disfrutar con el cante de Inma La Carbonera. Recuerde que sólo hay 28 butacas. Puede reservar la suya llamando al teléfono de esta singular sala: 657 31 68 64. 

  • 1