martes, 11 diciembre 2018
07:30
, última actualización
Cultura

Hacia el 'Libro blanco' del flamenco

el 10 nov 2011 / 20:22 h.

Aunque su conocimiento e investigación ya eran habituales –tanto en Andalucía y España, como en muchos países del mundo–, ha sido tras la declaración del flamenco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad cuando el arte jondo se ha convertido en objeto de estudio multidisciplinar, cuando desde los meros aficionados hasta las instancias académicas se han interesado por esta expresión artística y social donde se apoyan las principales señas de identidad de lo andaluz.

En estos días celebramos el primer aniversario de la declaración de la Unesco y se ha avanzado mucho en las medidas para la consolidación y puesta al día del flamenco en la sociedad del siglo XXI, preservando y protegiendo los orígenes y abriendo su magisterio a otras disciplinas.

En el contexto del primer año como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad organizamos el primer Congreso Internacional de Flamenco, donde expertos, artistas, gestores, críticos, académicos y aficionados mostrarán sus experiencias, aportarán sus puntos de vista y reflexionarán sobre formas de gestión y comunicación del flamenco, así como su inserción en el sistema educativo y diversas cuestiones artísticas. Esta tarea se aborda desde la Consejería de Cultura, pues no olvidemos que, por mandato del Estatuto de Autonomía y por la propia declaración de la Unesco, la Junta de Andalucía es quien detenta los compromisos de tutela y salvaguarda.

El Congreso Internacional de Flamenco que ahora comienza será, por otro lado, la base para la elaboración del Libro Blanco del Flamenco, un documento que recogerá la secuencia histórica e historiográfica del arte jondo, sus protagonistas, sus características musicales y antropológicas, los procesos de afloramiento de este arte y también la importancia de las industrias culturales vinculadas al flamenco y su peso dentro de la economía de la cultura.

El congreso se celebra en un momento oportuno, donde es preciso poner énfasis en los valores patrimoniales del flamenco para distinguirlo en el marasmo de la estandarización y la homogeneización cultural que provoca la Aldea Global.

El flamenco es una de las expresiones que funciona como clara imagen de Andalucía; es un fenómeno que forma parte del presente andaluz y se puede conocer, aprender y analizar científicamente; frente a la errónea visión que lo considera como algo inefable, el flamenco presenta unas estructuras privativas, su historia ha quedado reflejada documentalmente y su realización material e inmaterial forma parte de diversos estudios de investigación. Será, pues, de gran utilidad e interés fomentar el estudio y la investigación de sus aspectos literarios, históricos, sociológicos, antropológicos, lingüísticos y musicológicos. Las mesas y conferencias propuestas incidirán en ello y servirán para intercambiar experiencias metodológicas en el conocimiento del patrimonio cultural flamenco o comunicar estrategias para su conservación y salvaguarda.

Y todo ello porque la declaración como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por parte de la Unesco merece una reflexión colectiva acerca del papel del flamenco en Andalucía, su rentabilización social y cultural, y no solo económica. Es necesario atender al flamenco no solo por la capacidad de generar beneficios sino también como patrimonio cultural y por tanto a su puesta en valor. Hemos andado mucho camino, pero aún  nos queda mucho por recorrer. Por ello las conclusiones que salgan de este primer congreso serán la base del Libro Blanco.

Este será un proyecto ambicioso porque quiere dar cuenta de lo que está pasando desde el consenso entre los distintos sectores que componen este arte, y lograr con ello que su contenido sea generalmente aceptado. Un trabajo que pretende ser un documento vivo, en constante actualización, como el propio arte flamenco, y en el que se analizarán aspectos como la situación actual del sector, las estructuras del flamenco y la relación entre administraciones o con el sector privado. Además, tendrá en cuenta aspectos relevantes como flamenco y patrimonio, el flamenco como industria cultural y los procesos de innovación dentro del sector. Su presencia en la educación, su carácter como objeto de investigación y su difusión en medios de comunicación serán otros de los temas a tener en cuenta.

Estoy convencido de que las sesiones de este primer Congreso Internacional de Flamenco serán fructíferas y espero que sus propuestas y conclusiones hagan avanzar en la protección y la apertura de este arte mundialmente reconocido.

Paulino Plata, consejero de Cultura de la Junta de Andalucía.

  • 1