Economía

Hacienda aumenta la inspección sobre el cobro irregular del paro

El nuevo plan contra el fraude vigilará los «signos externos de riqueza»

el 07 feb 2011 / 21:26 h.

La ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, en una imagen de archivo.

Hacienda ha concebido un plan para luchar contra la economía sumergida, que estrechará el cerco sobre las personas que ingresan rentas sin declarar y que además perciben el paro u otras prestaciones de la Seguridad Social, según consta en el Plan de Control Tributario 2011.

El programa contempla también incrementar las actuaciones presenciales, con visitas a locales y negocios para detectar economía sumergida, que se harán conjuntamente con la Inspección de Trabajo y la Tesorería General. Se analizará, asimismo, la información sobre actividades económicas que se intercambia con la Seguridad Social, y usará datos de los terminales de tarjetas de crédito y del consumo de electricidad para detectar negocios sin declarar. Además, tratará de identificar a trabajadores "falsamente autónomos".

Dentro de ese plan para luchar contra la economía sumergida, se recoge el control sobre actividades derivadas de la importación de bienes procedentes sobre todo de Asia.

Pero hay más. El Plan de Control Tributario 2011 prevé otras actuaciones como el control de actividades profesionales a través de los signos externos de riqueza que permitan el descubrimiento de ingresos no declarados y de las facturas falsas de IVA, y se prestará especial atención al uso de billetes de alta denominación (de importes especialmente elevados), así como a la detección de falsas empresas subcontratistas.

El seguimiento de condenados o denunciados por delito fiscal, al objeto de adoptar las medidas procedentes, o el control de contribuyentes que declaran en módulos son otras de las prioridades de la lucha contra el fraude para este año. En este último caso, Hacienda prevé también realizar visitas a declarantes por módulos (por ejemplo, agricultores o dueños de bares) para cosechar indicios de prácticas fraudulentas, como dividir artificialmente su actividad entre varios sujetos con el fin de eludir la exclusión de este régimen.

La lucha contra la deslocalización y la planificación fiscal de carácter abusivo serán otros de los objetivos principales para 2011. De este modo, Hacienda intensificará el control sobre centros de planificación que comercializan productos dirigidos a la defraudación fiscal, prácticas financieras que pueden propiciar la opacidad de las cuentas y actuaciones que persiguen la acreditación indebida de gastos financieros intragrupo, para reducir o eliminar bases imponibles a tributar en España.

Serán objeto de atención otras áreas relacionadas con la fiscalidad internacional, como la utilización "abusiva" de los precios de transferencia, en especial en las reestructuraciones empresariales como consecuencia de la crisis de la economía.

En cuanto al control del fraude en la fase recaudatoria, se reforzará la inspección de los deudores con incumplimiento sistemático de las obligaciones fiscales, con el fin de embargarles bienes, y se estrechará el cerco sobre insolvencias aparentes y procesos concursales ficticios para eludir el pago de las deudas contraídas con Hacienda.

IVA sin cobrar. Por otra parte, las pymes y autónomos pagan 800 millones de euros anuales en concepto de IVA de facturas que todavía no han llegado a cobrar y que incluso puede que no cobren, según las estimaciones realizadas por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha). Este sindicato reclama que se distribuya mejor esa carga fiscal, dado el impacto que tiene en las cuentas de las empresas.

  • 1