Local

Hacienda exprime Loterías para compensar la penuria de ingresos

La empresa pública suministrará 10.600 millones al Tesoro en beneficios, impuestos y préstamos. El Gobierno quiere que Santander, La Caixa y BBVA cubran el 50% de un crédito para el fondo de rescate.

el 09 dic 2012 / 20:40 h.

TAGS:

Compradores de lotería aguardan su turno ante la administración de La Bruixa d'Or de Sort, el sábado.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ve en Loterías del Estado el último bastión del que poder obtener recursos con los que compensar, siquiera en una mínima parte, la penuria de ingresos ocasionada por la inacabable crisis.

Loterías ya proporciona al Estado dividendos (3.112,6 millones en el 2011) e impuesto de Sociedades (720 millones) y está a punto de prestarle 6.000 millones. Además, a partir de enero se convertirá en otra fuente de ingresos adicional a través del nuevo gravamen del 20% al que Hacienda someterá a los ganadores de premios superiores a 2.500 euros con el que se prevé ingresar 840 millones. Son en total más de 10.600 millones de euros los que, de un modo u otro, Hacienda piensa exprimirle a la empresa estatal.

Loterías, que en sus 200 años recién cumplidos de historia nunca ha tenido pérdidas y cuya clientela sigue fiel al Gordo de Navidad y al Sorteo del Niño por mucha crisis que haya, se verá obligada a endeudarse en 6.000 millones. Se los prestará al Estado para poder financiar la tercera parte de los 18.000 millones de euros presupuestados para el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), el fondo con el que el Estado ha empezado a rescatar la deuda de las nueve autonomías que han solicitado su apoyo en el 2012 (Cataluña, Valencia, Murcia, Castilla-La Mancha, Canarias, Andalucía, Asturias, Baleares y Cantabria).

OPERACIÓN FALLIDA

En julio, cuando se diseñó el FLA, el ministro de Hacienda confió plenamente en que la indiscutible solvencia de Loterías iba a garantizar la obtención de financiación de la banca de forma rápida y a mejor precio que la obtenida por el Tesoro, fuertemente castigado por la prima de riesgo de la deuda pública. El préstamo por 6.000 millones de la banca a Loterías debía haberse cerrado en los primeros días de noviembre, pero fue imposible llegar a un acuerdo con las 21 entidades financieras, españolas y extranjeras, que habían mostrado un interés inicial. Por mucho que la operación estuviera avalada por Loterías, la banca le dio la espalda por miedo a quedar contaminada por el riesgo autonómico, fuertemente desacreditado ante las agencias de calificación. Al fin y al cabo, el dinero iba a acabar en manos de las autonomías a través del fondo de rescate.

El Gobierno se tuvo que volver a sentar a negociar y, según fuentes conocedoras del proceso, el acuerdo podría hacerse público en los próximos días. Una de las condiciones que han impuesto las entidades es que la deuda que asuman en sus balances como consecuencia del préstamo a Loterías cuente como deuda estatal, no autonómica.

Además se está negociando que el plazo del préstamo sea lo más corto posible, a cuenta de los jugosos beneficios que año tras año genera Loterías (más de 2.000 millones). El Gobierno, según estas mismas fuentes, ha presionado a las tres principales entidades españolas --Santander, BBVA y La Caixa-- para que suscriban más o menos la mitad del préstamo de 6.000 millones de la sociedad, mientras que la otra mitad podría quedar repartido entre una veintena de entidades españolas y extranjeras.

Además de estos 6.000 millones pendientes de un acuerdo final, las entidades financieras españolas ya han suscrito bonos emitidos por el Tesoro por 8.000 millones destinados, también, al fondo autonómico. De ahí su resistencia a asumir un riesgo mayor vinculado a estas administraciones. Los 4.000 millones restantes, hasta culminar los 18.000 presupuestados para el FLA, quedan cubiertos por remanentes de liquidez del Tesoro.

No es la primera vez que el Gobierno se fija en Loterías para intentar buscar dinero. Tampoco parece ser la última. En el 2011 el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero pensó en privatizar el 30% de Loterías para obtener, según sus cálculos, hasta 9.000 millones. La operación se abortó por la pésima situación de los mercados financieros, la actitud poco favorable de los bancos colocadores (que vieron en tan atractiva y segura salida a bolsa un peligro para sus propios depósitos) y por la crítica política del PP que censuraba el intento del Gobierno de vender "la joya de la corona".

Ya en aquellas fechas, entre junio y septiembre del 2011, el entonces portavoz de Economía del PP, Cristóbal Montoro, pretendió convencer al Gobierno de cambiar la privatización por una titulización de bonos a cuenta de los beneficios futuros de Loterías, algo muy parecido a lo que se pretende negociar ahora. Este no será el último empellón a Loterías. El proyecto de ley de Presupuestos del Estado para el 2013 incluye la creación de un impuesto sobre sus premios.

  • 1