viernes, 15 febrero 2019
17:47
, última actualización
Local

Hacienda prevé más ingresos pese a subir la morosidad al 18%

La crisis sitúa los impagos de tributos dos puntos por encima de 2008.

el 24 jun 2010 / 19:14 h.

TAGS:

Aunque al cierre del ejercicio de 2009 quedaban prácticamente una tercera parte de los ingresos -141 millones- del Consistorio por tasas y tributos directos e indirectos por recaudar, como recoge el informe de liquidación al que tuvo acceso este periódico, la Delegación de Hacienda asegura que se rebasarán las previsiones marcadas en las cuentas del pasado año. El planteamiento del Gobierno local se basa, por un lado, en que hay conceptos que se han recaudado al inicio del año y que no figuran en el citado informe, entre ellos, los recibos domiciliados del IBI del segundo semestre, parte del IAE o los pagos fraccionados de determinados tributos. En segundo lugar, el Ayuntamiento se apoya en que ha conseguido derechos reconocidos -recibos emitidos- por un importe de casi 383 millones -siete más de los previstos-, lo que puede permitir atenuar el impacto de un incremento de la morosidad debido a la crisis: frente al 16% de 2008, se ha alcanzado el 18% en 2009.

"La subida de la morosidad en apenas dos puntos es leve si se tiene en cuenta la situación económica actual. Además, entendemos que la situación es difícil para muchos hogares y hemos querido facilitar los pagos aplazados y fraccionados", explica la delegada de Hacienda, Nieves Hernández. Las cifras aportadas ayer por el Gobierno local rebajan sensiblemente el desvío de ingresos planteado en el informe de liquidación tras las actuaciones llevadas a cabo a lo largo de este año y tras ingresar las domiciliaciones pendientes. En estos momentos, la morosidad se ha situado en el 18%, lo que representa que la deuda por multas, tributos e impuestos indirectos está en torno a los 69 millones. Estos pueden no obstante ser recuperados a través de los procesos ejecutivos de la Agencia Tributaria.

Hernández minimizó así los desvíos del presupuesto aprobados en 2009. A lo largo del pasado ejercicio, la aportación del Estado cayó en 33 millones de euros, y no se cumplieron las previsiones de ingresos patrimoniales, unos elementos que desvirtuaron en parte las cuentas y que obligaron a realizar ajustes. Además, hubo tributos como el IBI en el que no se cumplieron las expectativas y otros conceptos como las multas, que se incrementaron en más de ocho millones.
Pero el balance, según subrayó ayer la delegada de Hacienda, fue "positivo". Se obtuvieron derechos reconocidos por un importe superior en siete millones a lo previsto.

Pero estos derechos hay que cobrarlos. Y en diciembre de 2009 se habían dejado de ingresar 141 millones respecto a lo previsto como recoge la documentación que se adjunta en los presupuestos de 2010. Sin embargo, durante los primeros meses del año, se recaudaron recibos pendientes y sobre todo se ingresaron las domiciliaciones de determinados tributos. Pese a esto, en estos momentos queda alrededor de un 18% por ingresar.

  • 1