Local

Haití es muy vulnerable ante la próxima temporada de huracanes

Las fuertes lluvias registradas el lunes volvieron a poner otra nota trágica en Haití, cuando cuatro niños murieron y tres resultaron heridos al derrumbarse parcialmente una escuela.

el 17 feb 2010 / 16:00 h.

TAGS:

El devastador terremoto que asoló Haití el pasado 12 de enero y que dejó más de 200.000 muertos pone al país en una situación de enorme vulnerabilidad ante la próxima temporada de huracanes que comienza en junio, según coinciden varios expertos.

"La vulnerabilidad de Haití ante tormentas tropicales o huracanes es incluso mayor de lo normal como consecuencia del sismo", que, según las autoridades locales, dejó 217.000 muertos, dijo a EFE Sharan Majumdar, profesor de Meteorología de la Facultad Rosenstiel, Universidad de Miami (UM), Estados Unidos.

Para el también profesor de Oceanografía, la situación de Haití despierta una "preocupación muy seria" de cara a la temporada de huracanes de 2010 en la Cuenca Atlántica, que será más activa de lo normal, según vaticinaron expertos de la Universidad de Colorado (EEUU).

En opinión de Majumdar, resulta alarmante que "muchos edificios, carreteras o casas se encuentren todavía en muy mal estado cuando llegue la temporada de huracanes con vientos fuertes, aguaceros e inundaciones".

Así, las fuertes lluvias registradas el lunes volvieron a poner otra nota trágica en Haití, cuando cuatro niños murieron y tres resultaron heridos al derrumbarse parcialmente una escuela en Cabo Haitiano (norte).

En cuanto al peligro que entraña una temporada de huracanes por encima de la media, Majumdar puso de relieve que basta un solo huracán, "incluso en una temporada tranquila", para que se registre un gran daño.

De acuerdo con el meteorólogo William Gray y su equipo de la Universidad de Colorado, se espera para 2010 la formación en el Atlántico de entre 11 y 16 tormentas y 6 y 8 huracanes, de los cuales entre 3 y 5 serán de categoría mayor.

"Calculamos que la actividad ciclónica (en 2010) volverá a los niveles más característicos de años de una era activa, como los que hemos experimentado desde 1995", vaticinaron los expertos en su último pronóstico de diciembre.

La pasada temporada de huracanes en el Atlántico, que afecta al área geográfica del Caribe, México, Centroamérica y EEUU, concluyó con la formación de sólo nueve tormentas tropicales y tres huracanes.

Según estas predicciones, que vaticinan una actividad ciclónica por encima de la media, la "probabilidad de que un huracán de categoría mayor (3, 4 ó 5) golpee la costa de EEUU o el Caribe" es mayor este año.

La probabilidad de que un huracán con vientos de 178 kilómetros por hora o más toque tierra en alguna nación caribeña es de un 53 por ciento (en el siglo pasado fue de un 42 por ciento).

Esto es especialmente preocupante para Haití, casi destruido por los efectos del terremoto y con una gran parte de la población todavía sin techo.

Según la Oficina de Coordinación para Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA), el seísmo ha dejado 300.000 heridos y 1,2 millones de personas sin hogar.

La reconstrucción de la ex colonia francesa costará entre 8.000 y 14.000 millones de dólares, según un estudio elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), lo que convertiría al sismo en el más destructor registrado en la era moderna.

Desde este punto de vista, el terremoto de Haití resultó "inmensamente más destructivo" que el tsunami en Indonesia del 26 de diciembre de 2004 y los ciclones que afectaron a Honduras en 1974 ("Fifi") y 1998 ("Mitch"), con unos daños que supusieron más del 100 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) haitiano.

En 2008, cerca de 900 personas murieron en el Caribe, la mayoría en Haití, a causa de 16 tormentas tropicales, de las cuales 8 se convirtieron en huracán.

Gray vaticinó que, para 2010, hay un 64 por ciento de posibilidades de que un huracán de categoría mayor toque tierra en la costas de Estados Unidos.

Para la Costa Este, incluida la península de Florida, las probabilidades son de un 40 por ciento (la media en el siglo pasado fue de un 31 por ciento).

La temporada de huracanes comienza el 1 de junio y concluye el 30 de noviembre.

  • 1