Local

Haití sólo ha recibido un 10% de la ayuda internacional prometida

Autoridades y ciudadanos recuerdan a las 316.000 víctimas del seísmo de hace un año.

el 12 ene 2011 / 20:55 h.

TAGS:

Un padre permanece con sus hijos durante una ceremonia religiosa en la destruida catedral de Puerto Príncipe.

Haití recordó ayer con varios actos a las víctimas del terremoto de 7,3 grados que devastó el país y que acabó con la vida de 316.000 personas en 40 segundos. Un año después organizaciones no gubernamentales y el jefe de la misión de estabilización de la ONU, Minustah, Eduard Mullet, censuran que sólo ha llegado a Haití el 10% de los 5,3 millones de dólares de la ayuda prometida por la comunidad internacional para los tres primeros años, una cifra que se eleva a 10.000 millones en 10 años.

La lenta reconstrucción del país y la incertidumbre política ha propiciado que doce meses después del temblor aún haya más de un millón de haitianos viviendo en las calles, donde faltan por recoger el 96% de los escombros que causó el seísmo, continúen unos 810.000 desplazados en los 1.150 campamentos instalados por el terremoto o la violencia, especialmente contra las mujeres, se haya multiplicado.

Por ello, la alta comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Navi Pillay, urgió ayer a entregar los fondos comprometidos: "Todos tenemos un papel y una responsabilidad para garantizar que en 2011 se haya hecho la mayoría de lo necesario para sacar el país adelante, no sólo en términos de reconstrucción física, sino de asegurar la protección de los derechos de sus habitantes".

España es uno de los pocos países que ha cumplido el compromiso, según remarcó ayer la secretaria de Estado de Cooperación Internacional, Soraya Rodríguez. España ha desembolsado ya 169 millones de euros para atender la emergencia y posterior reconstrucción del país, de los 346 que se comprometió a donar en los próximos 10 años.

Pillay reconoció que en este año se han realizado algunos avances, pero remarcó que siguen siendo insuficientes ante las urgentes necesidades básicas que los haitianos todavía no han visto cubiertas. Así, mencionó algunos de los problemas humanitarios que requieren una rápida solución. "El acceso actual a una vivienda adecuada, el agua, la educación y la sanidad siguen estando por debajo de los niveles aceptables", dijo Pillay.

Mientras, autoridades y ciudadanos haitianos rindieron ayer homenaje a las más de 316.000 víctimas mortales que causó el terremoto de hace un año, a través de diversos actos salpicados por el pesimismo ante la lenta reconstrucción del país y la incertidumbre política. Miles de personas tomaron parte ayer en los distintos actos de recuerdo, incluido uno celebrado en las ruinas de lo que fue la catedral de Puerto Príncipe y al que asistió el enviado del Papa a Haití, así como otros líderes religiosos y autoridades extranjeras.

Doce meses de pesadilla. En los distintos homenajes, los ciudadanos hicieron notar su malestar por la situación en que vive el país un año después. "Si la reconstrucción fuese seria, el funeral se habría celebrado dentro de la iglesia reconstruida", lamentó Carla Fleuriven, una joven madre de 19 años que asistió a la ceremonia celebrada en las ruinas de la catedral. Otra de las víctimas, Maryse Edme, de 40 años, reza a Dios para conseguir "comida y refugio" y que la "pesadilla" vivida durante los últimos 12 meses termine "para siempre".

El Gobierno convocó un acto para las 16.53 hora local (22.53 hora peninsular en España), coincidiendo con el momento exacto en que se produjo el terremoto el 12 de enero de 2010. El presidente, René Préval, asistió a uno de estos homenajes en una fosa común y llamó a "nunca olvidar" a las víctimas.

  • 1