jueves, 13 diciembre 2018
06:51
, última actualización
Local

"Halffter no es de los que más cobra y cumple con lo que se espera de él"

Presidente de la Asociación de Amigos de la ROSS. La organización promueve
el Ciclo de Música de Cámara y es la voz de una inmensa parte de los fieles del conjunto

el 28 jun 2012 / 19:47 h.

TAGS:

El presidente de la Asociación de Amigos de la ROSS, Joaquín Galache, fotografiado ayer tarde junto a la estatua de Mozart en el Teatro Maestranza.

En el seno de la Asociación de Amigos de la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla (AAROSS) hay centenares de profesionales de diversos sectores unidos por su pasión por la música y su devoción hacia el conjunto hispalense. No habitúan a ocupar titulares pero resultan ser un apoyo fundamental, una manera de hacer más visible si cabe el calado que la Sinfónica tiene en la ciudad. Joaquín Galache es su entusiasta y optimista presidente.

-Imagínese que no sé para qué sirve una organización como la AAROSS. ¿Cómo lo explicaría?

-Las asociaciones de amigos de cualquier orquesta pretenden profundizar más en el conocimiento del mundo musical. De otra parte, cumplimos una labor informativa dando a conocer aspectos de la orquesta, y formativa, poniendo a disposición de los asociados en nuestro caso, el Ciclo de música de Cámara, con la participación de Profesores de la ROSS, así como las Becas musicales. Habría que añadir que las grandes orquestas europeas de Estados Unidos tienen sus Asociaciones de Amigos, implantadas hace ya muchos años.

-En cambio, en una comunidad cercana, Extremadura, quieren pegar el cerrojazo a su orquesta porque, dicen, es "elitista"...

-Toca un tema que me afecta especialmente al ser yo de Badajoz. La fundación de la Orquesta de Extremadura fue un acontecimiento que en su día me llenó de satisfacción. Aparte de eso, se intentó crear una asociación de amigos de la OEX y nuestra AAROSS, tuteló los principios de la asociación extremeña, pero no llegó a buen fin. La crisis económica y el mal entendimiento de la realidad de la cultura de los responsables de mi tierra ha dado al traste con ese magnífico proyecto, dejando a multitud de aficionados desamparados, sin su orquesta.

-Sin salir fuera, el Maestranza ofrece durante algunos conciertos una entrada más baja de lo deseable. ¿No cree que no se está produciendo esa renovación del público tan deseada?

-No estoy de acuerdo con lo que sugiere. Le pondré un ejemplo que cité en una reunión con personas allegadas a la ROSS, cuando se suscitó el tema: dije que había constatado últimamente que en los conciertos de abono, al finalizar la obra ejecutada, era cada vez más frecuente escuchar silbidos. Mis oyentes se extrañaron, pero comprendieron de inmediato que la gente joven silba cuando un espectáculo o actuación les gusta. Debo reconocer que algunos jueves la asistencia al concierto es desoladora, pero creo que aparte de la crisis que ha supuesto la no renovación de aficionados, no muchos, hay faltas por olvido y pocas por desinterés.

-Hace algún tiempo le concedieron el Premio Paraíso al director titular de la ROSS, Pedro Halffter. El haber conocido recientemente su sueldo ¿cómo les ha sentado?

-El Premio Paraíso se le concedió al Maestro Halffter -otorgado por unanimidad absoluta de la Junta Directiva de la AAROSS- por el éxito obtenido en la Gira a la República Popular China en 2007. Además, nos consta que Halffter no es precisamente de los directores de orquesta españolas que más cobra en la actualidad.

-¿Sigue siendo Pedro Halffter el mejor director posible para la ROSS?

-En mi opinión particular creo que el Maestro Halffter cumple con las aspiraciones que tenemos puestas en él como director artístico un gran número de aficionados. ¿Que pueda haber directores mejores para la ROSS? Indudablemente. Me salta a la memoria dos que podrían hacer un buen papel, uno consagrado, Daniel Barenboim, y otro joven con mucho futuro, bueno es ya una realidad, Gustavo Dudamel. El pequeño problema que le veo a ambos es que probablemente no lleguemos a su caché.

-Y bajando a la tierra, ¿qué nombres más a mano se le ocurren para un hipotético sucesor?

-A mí me gustan los directores invitados que sacan de la ROSS todo el potencial artístico y sonoro que tiene. Y ahí citaría a Soustrot, Neuhold, Axelrod, Ros-Marbá, Schellenberger, Plasson y King.

-Si tuvieran capacidad de intervención en el diseño artístico de las temporadas, ¿qué propondrían?

-Creo que las grandes orquestas no deben olvidarse nunca del clasicismo. De otra parte, incluiría también obras de compositores contemporáneos, eso sí elegidas especialmente, ya que el oído de muchos aficionados no está aún preparado para la vanguardia.

-Hace meses usted se dirigió a los medios para criticar duramente los recortes institucionales aplicados a la ROSS y al Maestranza. Con la temporada 2012/2013 en la mano, ¿cómo cree que se ha solventado?

-De auténtica filigrana, la Gerencia y el director artístico han estirado el exiguo presupuesto menguante, logrando elaborar una temporada adecuada a las circunstancias económicas actuales, que como siempre tiene sus detractores. A mí personalmente me parece loable, en función del presupuesto con que se cuenta.

-La última vez que salieron fuera fue para acompañar a la Sinfónica a Viena en 2009. Una buena orquesta que se precie no debería olvidar las giras. ¿No piensa que la Orquesta de Sevilla lleva demasiado tiempo jugando en casa?

-En la vida de una orquesta es imprescindible la realización de giras, tanto en territorio nacional como en el extranjero, toda vez que se da a conocer y se puede constatar su calidad a través de las críticas. Es de desear que la ROSS pueda acometer en cuanto las circunstancias económicas lo permitan giras dentro y fuera de España, pero al momento actual, eso no es posible salvo que pudiera conseguirse una financiación privada, pero para ello haría falta la tan discutida Ley del Mecenazgo, que no acaba de salir.

-Hace unos años estuvieron cerca de los 1.000 socios. ¿Siguen en 2012 sacando pecho los miembros de la AAROSS?

-Nunca hemos ido avasallando a nadie, y muy al contrario siempre hemos estado dispuestos a prestar ayuda. A iniciativa nuestra intentamos crear una asociación de asociaciones de amigos de las orquestas andaluzas, pero falló el proyecto. Con todo, a día de hoy somos de los que vemos "el vaso medio lleno". Trabajamos para la incorporación de nuevos socios. Nuestra situación económica es precaria, nos mantenemos con la cuota de los asociados y aún así seguimos con el Ciclo de Música de Cámara y recuperamos la atención económica de las Becas Musicales para estudiantes destacados de los últimos cursos en los conservatorios andaluces, impartidas por profesores de la ROSS, en número de dos, de violín y violonchelo.

  • 1