Local

Hallan anomalías en los contratos de publicidad de las ‘Santas’

La Intervención Municipal alerta de falta de justificación de los medios elegidos

el 17 oct 2013 / 23:30 h.

TAGS:

La Intervención Municipal, el órgano encargado de velar por que en el Ayuntamiento los contratos y los gastos se hagan de acuerdo a las leyes, está encontrando últimamente un filón en el Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), que no parece ajustarse a la normativa vigente en lo que a contratación de publicidad y de personal se refiere. santas-zurbaranEsto al menos se desprende de los últimos informes que ha emitido el interventor, llamando la atención sobre una serie de irregularidades que atañen a los gastos de propaganda del Área de Cultura, concretamente a los que realizaron para promocionar la exposición Santas de Zurbarán: Devoción y Persuasión, así como los últimos fichajes del Festival de Cine Europeo. La pasada semana, el grupo de Izquierda Unida en el Consistorio denunciaba una serie de contrataciones irregulares en el certamen cinematográfico, que hasta hoy el Ayuntamiento no ha querido aclarar. Pero los reparos de la Intervención a la forma de funcionar del ICAS van más allá. Para la muestra sobre Zurbarán, Cultura contrató publicidad en varios medios de comunicación, entre ellos tres periódicos locales y una revista especializada en arte. Según alegaba el ICAS en los informes que justificaban las contrataciones publicitarias, “teniendo en cuenta el público objetivo de este proyecto”, se había elaborado “un plan de actuaciones en medios que contempla diferentes inserciones en medios locales, siempre atendiendo a criterios de análisis (...) concretándose en una selección de los más adecuados para la transmisión del mensaje de la campaña”. Además, explicaba que se estimaba conveniente iniciar la publicidad “durante los meses de abril, mayo y junio, a fin de potenciar la venta de entradas y la imagen y marca”. En los tres medios locales en los que se insertó publicidad se gastaron 7.260, 9.680 y 17.489 euros, respectivamente.Incluía aparición en las ediciones de papel y, en algunos casos, en las digitales. Los argumentos que daba el Ayuntamiento para justificar la elección de estas cabeceras no respondía a los mismos criterios en todos los casos, ya que mientras que para uno defendía el número de lectores –según el Estudio General de Medios–, para otros argüía otras razones. Así, se puede leer lo siguiente en uno de los informes:“Los datos técnicos del medio que han servido para la elección del mismo son que es el medio más cercano al target –público objetivo– de la exposición para la que se implementa esta acción”. En estos casos, la Intervención Municipal puso reparos, por ejemplo, en la forma de facturación, alertando de que se emitían facturas sin que se describieran suficientes detalles del servicio efectuado, más allá del título del anuncio y la referencia. Pero no queda ahí la cosa.El interventor añadía que los contratos publicitarios alegaban que se realizaba dicha contratación mediante una oferta exclusiva con el proveedor –es decir, directamente con un medio sin concurso previo–, y que el precio resultaba “adecuado atendiendo al general del mercado, y que llevaba contemplado un descuento en tarifa oficial”. Sin embargo, el interventor apuntaba que todo esto no se justifica “en forma alguna”. Por ello, le recuerda al ICAS que estos contratos “deben regirse por la Ley de Actividad Publicitaria de las Administraciones Públicas de Andalucía, requiriendo la previa planificación de medios y soportes, al menos para cada campaña publicitaria”. Además, advierte de que en los expedientes de contratación de los medios locales “no se acredita la justificación del precio y la promoción de la concurrencia, en la forma que establece la instrucción 5.3 de contratación del ICAS”. La Intervención aconseja también que estos gastos se inscriban en la partida de “publicidad y propaganda”, y no en otros apartados. El Consistorio también insertó publicidad en una revista especializada, en la que se invirtieron 3.025 euros. Sobre este contrato, cuyo informe de idoneidad realizó el director de Patrimonio, Infraestructuras y Comunicación del ICAS, Benito Navarrete, que también fue comisario de la muestra, el interventor sostiene que “no define adecuadamente las necesidades a satisfacer ni el concreto objeto de la contratación”, y le recuerda que, según la ley, “la naturaleza, extensión de las necesidades que pretenden cubrirse mediante el contrato proyectado, así como la idoneidad de su objeto y contenido para satisfacerlas, deben ser determinadas con precisión, dejando constancia de la documentación preparatoria, antes de iniciar el procedimiento encaminado a su adjudicación”.

  • 1