Local

Hallan dos fiambreras de ETA con explosivos abandonados

La Guardia Civil encontró la tarde del jueves en la localidad de Retuerta del Bullaque, en Ciudad Real, dos fiambreras de ETA con 10 kilos de amonal, que están siendo analizadas para determinar su antigüedad, según informó ayer el Ministerio de Interior. (Foto: EFE)

el 15 sep 2009 / 02:04 h.

TAGS:

La Guardia Civil encontró la tarde del jueves en la localidad de Retuerta del Bullaque, en Ciudad Real, dos fiambreras de ETA con 10 kilos de amonal, que están siendo analizadas para determinar su antigüedad, según informó ayer el Ministerio de Interior. Según los primeros indicios, no estaban preparadas para un atentado inminente.

El material hallado presentaba signos de deterioro, por lo que se realizan análisis para determinar la posible antigüedad del mismo y de su depósito en el lugar en que ha sido hallado, añade el comunicado del ministerio.

Fuentes de la lucha antiterrorista indicaron que la hipótesis que se baraja es que las dos fiambreras halladas corresponderían a una entrega antigua de la banda terrorista, posiblemente anterior a la tregua de 2006. Es el cuarto hallazgo de material explosivo de la banda en lo que va de año.

Fue un ciudadano quien las localizó en una zona de monte, en las inmediaciones del pantano de La Torre de Abraham, término municipal de Retuerta del Bullaque (Ciudad Real). Las fiambreras estaban dentro de una bolsa de basura semienterrada.

Después de informar a la Guardia Civil, especialistas en desactivación de explosivos (Gedex) de la Comandancia de Ciudad Real se hicieron cargo del material y comprobaron en una primera inspección que podría tratarse de material perteneciente a ETA, puesto que encontraron, en lo que podría ser un temporizador, un anagrama de la organización.

En el interior de la bolsa los efectivos policiales hallaron también una fiambrera de plástico envuelta en cinta de embalaje, que contenía en su interior aproximadamente cinco kilogramos de polvo grisáceo, que la investigación sospecha que pueda ser amonal. En un envase de forma tubular había también 765 gramos de polvo amarillento, que podría tratarse de cloratita, unido a un cordón rojo de 24 gramos, a modo de detonador.

Adherida al exterior de la fiambrera anterior, había una de plástico de menor tamaño, en la que se hallaba una caja plástica de color beige que contenía material eléctrico que la Policía identificó como un temporizador, con dos baterías colocadas, así como dos detonadores.

En el exterior de esta caja se pudo identificar también, entre otras marcas, el anagrama de la banda terrorista. Bajo las fiambreras se localiza, entre éstas y el suelo, un total de veinticuatro carcasas de pilas, todas ellas vacías salvo una.

La fiambrera la encontró un rumano, residente en Sonseca (Toledo). Estaba de paso por la zona cuando a las 18.00 horas halló los recipientes de la banda terrorista. Es lugar del hallazgo es "de muy difícil acceso", según relató ayer el alcalde de Retuerta del Bullaque, Adrián Pavón.

Se trata de una escarpada ladera con vegetación muy abrupta que parte desde un manantial de agua potable, aunque éste sea muy transitado. De hecho, la zona de monte donde aparecieron estos explosivos se enclava en el límite noreste del parque natural de Cabañeros y es un robledal muy transitado por senderistas, próximo a casas rurales, una capilla, una fuente, un observatorio de aves y un mirador paisajístico.

La gerente del complejo de casas rurales Horiagua, que se sitúa en el punto kilométrico 43 de la carretera N-403, Domin Gómez, manifestó a Efe que no apreció la presencia por la zona de la Guardia Civil ayer por la tarde. En este mismo sentido se expresaron varios de los clientes de la hospedería que ayer paseaban por las inmediaciones.

"Estamos sorprendidos pero no asustados", aseguraron, mientras que destacaron la "total normalidad" en la zona pese al hallazgo.

  • 1