lunes, 27 mayo 2019
01:04
, última actualización
Local

Hallan ileso al hombre que desapareció el pasado domingo

En la mañana de ayer dos amigos encontraron ileso al alcalareño Cristóbal Herrera, de 44 años de edad, que desapareció el pasado domingo mientras practicaba el atletismo en las proximidades del río Guadaíra. El hombre presentaba claros signos de hipotermia y se encontraba muy desorientado.

el 15 sep 2009 / 21:29 h.

TAGS:

En la mañana de ayer dos amigos encontraron ileso al alcalareño Cristóbal Herrera, de 44 años de edad, que desapareció el pasado domingo mientras practicaba el atletismo en las proximidades del río Guadaíra. El hombre presentaba claros signos de hipotermia y se encontraba muy desorientado.

Dos amigos del desaparecido, que se habían prestado como voluntarios para buscarlo, lo encontraron en la mañana de ayer -sobre las 8.00 horas- vagando por la zona de Torrondo, concretamente junto al Molino de Cerraja, una zona agreste donde los vehículos no tienen acceso.

De inmediato, se pusieron en contacto con la Policía Nacional y una ambulancia trasladó al hombre hasta el hospital de Valme, donde a última hora de ayer permanecía ingresado en la unidad de Observación.

Fuentes policiales confirmaron que cuando el corredor fue hallado presentaba claros signos de hipotermia, entumecimiento en las extremidades y estaba muy desorientado. Sólo acertó a decirles a sus dos amigos que tenía "mucho frío".

Al parecer, el desaparecido llevaba su teléfono móvil encima y había mantenido conversación con algunos familiares a los que había asegurado que se encontraba perdido.

Los hechos. El alcalareño Cristóbal Herrera, un deportista consumado, desapareció de su hogar en el barrio del Instituto en la mañana del pasado domingo, tras despedirse de su esposa y su hija de 12 años como solía hacer siempre que salía a correr. Por la tarde su esposa dio la voz de alarma a la Policía Nacional, porque aún no había vuelto a casa.

Un amplio despliegue de efectivos policiales a los que se unieron numerosos amigos de Cristóbal como voluntarios buscaron durante dos días al hombre, ya que su esposa había informado a las fuerzas policiales de que habitualmente padecía episodios depresivos y llevaba meses siguiendo un tratamiento.

Las labores policiales se intensificaron por la zona del río Guadaíra, ya que era el lugar habitual donde Cristóbal solía correr. Incluso miembros de la Guardia Civil rastrearon el fondo del río.

  • 1