Local

Hallan un segundo bebé congelado en la misma casa de Pilas de hace tres semanas

El cabeza de familia se topó con el macabro envoltorio al vaciar un congelador familiar ubicado en el lavadero del patio de la casa.

el 27 nov 2012 / 22:06 h.

TAGS:

Imagen de la vivienda. Foto: Ayuntamiento de Pilas.

Francisco Antonio estaba tratando de recomponer, junto a sus hijos de 14 y 11 años, una vida golpeada hace sólo tres semanas por el macabro hallazgo de un bebé muerto en un congelador de su cocina, suceso por el que su mujer, Sara, se halla interna en la cárcel de Alcalá de Guadaíra acusada de un delito de asesinato con alevosía. Cuentan sus vecinos que, después de unos días de llanto inconsolable y de tocar fondo en su estado anímico, este albañil desempleado de Pilas metido en la treintena se armó de valor, fue a recoger a sus hijos a casa de su cuñada, les trató de explicar sucintamente por qué la madre ya no vivía con ellos e intentó abrir una nueva etapa en su vida protegiendo a sus descendientes de los comentarios, algunos maldicientes, que llenaban las tertulias de los bares del pueblo desde el pasado 9 de noviembre. El cabeza de familia empezó a relacionarse de nuevo con sus vecinos, a comprar en la tienda que hay frente a su casa y a enfrentarse con la naturalidad que podía a las preguntas más morbosas del vecindario sobre la relación que mantenía con su mujer. "Que no, que yo no estoy operado de nada....".

Durante todo este tiempo, Francisco Antonio no había parado de darle vueltas a las causas que pudieron llevar a su mujer y madre de sus hijos a cometer tan macabro suceso. Hace sólo una semana se llevó un nuevo sobresalto cuando le llamaron para comunicarle que Sara se hallaba embarazada de siete meses y medio, una circunstancia que se evidenció en la cárcel donde se halla recluida después de someterse a una analítica.

Hacía días que los medios de comunicación no perturbaban su vivienda, en el número 51 de la calle Beatriz de Cabrera y, aunque seguro iba a ser diferente, Francisco Antonio ya empezaba a pensar en la próxima Navidad, bien arropado por su padre, su hermano y sus dos hermanas. Sin embargo, la casa de los horrores en la que se ha convertido su vivienda le tenía reservada una nueva y desagradable sorpresa. Ayer, mientras los niños estaban en el colegio, se decidió a limpiar la cocina junto a su tía carnal, la mujer que lo ha criado como a un hijo desde que su madre, ya fallecida, quedara postrada en una silla de ruedas.

En esas tareas domésticas se hallaba enfrascado cuando Francisco Antonio decidió vaciar un segundo congelador que la familia tenía en un lavadero instalado en el patio de la vivienda. Lo demás, es ya conocido.

Como sucediera hace tres semanas, Francisco Antonio alertó inmediatamente a su hermano, que pertenece al cuerpo de bomberos de la localidad.

Los efectivos de la Policía Local fueron los primeros en llegar a la vivienda, inspeccionar el congelador y corroborar el descubrimiento, tras lo cual fueron movilizados los efectivos del equipo de la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Sevilla y el juez de guardia, en este caso el juez titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Sanlúcar la Mayor, quien se trasladó hasta el lugar y procedió al levantamiento del cadáver.

HACE TRES AÑOS

El cadáver de este segundo bebé fue trasladado al Instituto Anatómico Forense a fin de que se le practique la autopsia, que podría realizarse este miércoles y que permitirá conocer el tiempo que llevaba en dicho congelador o el posible parentesco que guarda con la mujer, que poco antes de las 15.00 horas fue trasladada desde la cárcel hasta la vivienda, a fin de realizar una reconstrucción de los hechos.

Posteriormente, y también con la presencia de la imputada, los agentes de la Guardia Civil registraron fincas propiedad de la familia de la mujer, aunque estos registros, que continuarán este miércoles, concluyeron ayer sin novedad y se han llevado a cabo únicamente "para descartar" la existencia de más bebes fallecidos y ocultos.

Según adelantó la Cadena Ser , la imputada ha reconocido que el segundo bebé habría nacido hace tres años, frente a la primera versión que apuntaba a que los recién nacidos hallados muertos podrían ser mellizos.

  • 1