Cultura

¡Harry Potter, échate a temblar!

Tras el fenómeno Harry Potter, la nueva fiebre de los lectores adolescentes tiene rostro de mujer: se llama Stephanie Meyer, es estadounidense, tiene 35 años y vende millones de libros en todo el mundo con su saga Crepúsculo.

el 15 sep 2009 / 16:27 h.

Tras el fenómeno Harry Potter, la nueva fiebre de los lectores adolescentes tiene rostro de mujer: se llama Stephanie Meyer, es estadounidense, tiene 35 años y vende millones de libros en todo el mundo con su saga Crepúsculo. Una gran fiesta en FNAC Sevilla celebró ayer la salida a la luz de su nueva entrega.

Rayaba el mediodía y ya se dejaban ver algunos fans merodeando alrededor del Fórum y haciendo fotos del decorado de la sala. Una de las más madrugadoras fue Arianna, sevillana de 19 años que se confiesa devota de la Meyer y sus creaciones. "Lo que más me gusta es la relación entre Bella y Edward, los protagonistas", explica con entusiasmo. "Incluso pienso ir a Londres el 12 de noviembre a ver el estreno de la película".

Arianna es una de las miles de incondicionales de la saga (Crepúsculo, Luna nueva, Eclipse) que combina una clásica historia de amor con una no menos clásica historia de vampiros, con un resultado explosivo. El ejemplo de esta chica da una idea del poder de seducción que tiene esta lectura en una generación que, supuestamente, no lee: "Hace seis meses cayó en mis manos el primer libro, y en una semana me había leído las cuatro entregas. Antes seguía otras sagas, como Harry Potter, pero Crepúsculo lo ha desbancado".

Hacia las ocho de la tarde, y tras la bienvenida a los fans, se procedió a la proyección -simultánea en todos los centros FNAC de España- de un vídeo con una entrevista a la popular escritora y un tráiler de adelanto del citado filme, que llegará a las pantallas españolas el 5 de diciembre. Luego, se procedió a la lectura ritual del último capítulo de Eclipse -hasta ayer el último libro de la saga- y del primero de Amanecer, el nuevo, que ve la luz en el sello Alfaguara.

Para demostrar el buen humor de estos lectores, se proyectó también un vídeo de factura casera en el que se parodiaban a los protagonistas. Un trivial monográfico y un concurso de disfraces, con premios que iban de pósters y marcapáginas a pulseras o troquelados gigantes, pusieron el broche a una jornada de euforia lectora.

Parte de la culpa de que ayer hubiera dos centenares de fans al borde de la histeria la tenían Kesia, Alegría y María, sevillanas de 20, 16 y 18 años respectivamente, que se encargaron de difundir la convocatoria a través de la web especializada crepusculo-e.com.

En palabras de Kesia, el secreto de este emergente fenómeno editorial reside en que "parece una historia de amor muy simple, pero atrae por lo que tiene de romance imposible entre un ser humano y un vampiro. Además, tiene un aire clásico, pero adaptado a nuestro tiempo", comenta. "La gente se identifica de inmediato con los protagonistas, y eso le llega hasta a quien no es lector habitual", concluye.

  • 1