Deportes

Hasta 29 jugadores en la concentración de Montecastillo

De más y menos calidad, cedidos, canteranos, extranjeros, nacionales... Todos, jugadores del Real Betis que hasta el número poco apropiado de 29 se desplazarán para realizar la primera fase de la pretemporada en Jerez de la Frontera. Menudo quebradero de cabeza para Antonio Tapia.

el 16 sep 2009 / 05:33 h.

De más y menos calidad, cedidos, canteranos, extranjeros, nacionales... Todos, jugadores del Real Betis que hasta el número poco apropiado de 29 se desplazarán para realizar la primera fase de la pretemporada en Jerez de la Frontera. Menudo quebradero de cabeza para Antonio Tapia.

No se arruga el nuevo entrenador del Real Betis. Ni tampoco se desespera ante el ingrato panorama que le espera a partir del lunes, día señalado para la vuelta al trabajo. Tapia es un currante, un empleado ejemplar, y por eso afrontará con exquisita profesionalidad la tarea de hacer un equipo competitivo de un grupo de 29 jugadores, donde algunos sueñan con marcharse, otros saben que no cuentan y la mayoría está a la espera de un plan para afrontar con garantías el inexcusable retorno a Primera división.

Sólo Emana, Mark González, Caffa, Dani y Mehmet Aurelio, los tres primeros apurando sus vacaciones y los dos últimos por estar recuperándose de sus respectivas operaciones, no viajarán a Montecastillo. Un total de 29 jugadores con contrato en vigor con el Betis asistirán a la concentración en Jerez de la Frontera. Conviene recordar que la actual legislación sólo permite la inscripción como máximo de 25 efectivos.

El panorama se presenta sombrío. No ha llegado hasta el momento ninguna oferta formal a las oficinas del club por los jugadores apetecibles que todavía conserva la plantilla bética. Táctica o realidad, se insiste en que la única petición seria ha sido la de la cesión de Mark González por parte de Olympiacos. Ante esta perspectiva, sólo queda remangarse, apechugar y trabajar. "Mi misión como entrenador del Betis es la de funcionar con los futbolistas que tienen contrato en vigor. Debo sacar rendimiento a lo que me ofrecen", indicaba ayer el propio Tapia en una de sus múltiples comparecencias radiofónicas. Y se le insistía una y otra vez en que hay futbolistas que no quieren seguir en el Betis y que por el momento realizarán la pretemporada: "Yo en principio cuento con ellos y trataré de mentalizarlos para que se sumen al proyecto. También entiendo que estamos en Segunda y que si llegan buenas ofertas algunos acabarán saliendo".

Y será entonces cuando la dirección deportiva, encabezada por Manuel Momparlet, comience la segunda fase de la confección de la plantilla. Llegará el momento de sustituir a jugadores como Mark González, Emana o Sergio García por otros con las suficientes garantías como para que el grupo no se resienta demasiado. "El Betis no regalará a sus jugadores por cuatro pesetas", vino a decir Momparlet, quien por el momento y bajo los consejos del propio Tapia ha realizado cuatro fichajes a coste cero, como más le gusta a su jefe, Manuel Ruiz de Lopera.

Para la historia quedó la pretemporada del verano de 2000 en Mondariz, cuando después del primer descenso de la era Lopera gente como Alfonso, Finidi o Vidakovic tenían el cuerpo en Galicia y la mente no se sabe dónde. Ahora toca el turno de Jerez, seguro escenario de entradas y salidas. Un sainete al estilo del Gran Hermano televisivo.

  • 1