Local

Hasta el primero de mayo no te quites el caballo

Ante la evidencia de que los turistas apenas vienen a la Feria, el Ayuntamiento, con la oposición de los hoteleros, quiere hacer coincidir por sistema esta fiesta con el puente del primero de mayo, algo que en los próximos diez años sólo ocurrirá dos veces (en 2009 y en 2014) si todo continúa como hasta ahora.

el 15 sep 2009 / 03:28 h.

TAGS:

Ante la evidencia de que los turistas apenas vienen a la Feria, el Ayuntamiento, con la oposición de los hoteleros, quiere hacer coincidir por sistema esta fiesta con el puente del primero de mayo, algo que en los próximos diez años sólo ocurrirá dos veces (en 2009 y en 2014) si todo continúa como hasta ahora.

Al no haberse celebrado ningún referéndum que indique lo contrario, cabe suponer que al sevillano todo esto le importa un comino y que, en todo caso, agradecería vivamente que las dos grandes ocasiones primaverales de derrochar dinero a espuertas, la Semana Santa y la Feria de Abril, estuviesen separadas siempre por una paga como Dios manda (algo que rara vez ocurre) y no por una llamada de socorro al usurero.

Para acabar con la sospecha de que dicha propuesta municipal sea sólo un globo sonda para catar el ambiente, el director del área de Fiestas Mayores, Carlos García Lara, confirmaba ayer a este periódico que "la idea va para adelante", a falta de consensuarla con todas las partes interesadas.

Mirando el almanaque, la decisión municipal supondría que entre las dos grandes fiestas sevillanas de primavera habría un mínimo de dos (el año que viene, sin ir más lejos) y un máximo de seis semanas de diferencia (este año, por ejemplo, habrían sido seis), aunque por lo general mediarían tres o cuatro. En resumen: el doble que hasta ahora.

Tanto si se cambia de fecha como si no, el problema va a producirse dentro de tres años: en 2011, el Domingo de Ramos caerá en 17 de abril. Eso supone que la Feria, por fuerza, tendrá que comenzar el Lunes de Resurrección por la noche, porque la alternativa sería que empezara el 3 de mayo, y no parece que haya nadie dispuesto a ir en bañador a ver los fuegos artificiales. El tiempo justo de quitarse el capirote.

Pues sí: la idea del Ayuntamiento va para adelante. Pero antes de que las bocinas de la tradición nos dejen sordos a todos, conviene decir una cosa en favor de la tesis municipal: que contra lo que creen los sevillanos, sugestionados por su propia propaganda y por las infusiones de azahar generosamente escanciadas, la Feria atrae a muy pocos forasteros de pago, dicho por los propios dueños de los hoteles.

Es una semana muy rentable, porque las habitaciones se cobran al doble de su precio normal, pero la ocupación suele ser menor que en otras fechas. Más o menos como en Semana Santa. Ésta es la verdad, por más que unos años la venda en los ojos para justificar la falta de turistas sea el frío; otros, el Diluvio Universal; y otros, la coincidencia con las Fallas o con las crisis económicas.

Por contra, durante el puente de mayo se llenan los hoteles de Sevilla y provincia. Así que los hoteleros, con cierta razón práctica, se preguntan qué necesidad hay de mezclar ambos episodios, cuando a los dos se les saca dinero por separado. El portavoz del gremio, Santiago Padilla, proponía ayer que mejor nos iría si el Ayuntamiento promocionara más las fiestas de primavera para llenarlas de visitantes, en vez de inventarse estas mezcolanzas.

Y no sólo eso. Dice Padilla que lo que hay que cambiarle a la Feria es esa manía de que cueste sangre encontrar una caseta, de entre mil y pico, en la que meterse sin invitación; que es ese carácter inhóspito de la Feria, y no otra cosa, lo que retrae a los turistas. "No se plantean venir. Total, para estar dando vueltas por allí como pasmarotes..."

  • 1