Local

Hay debate andaluz

Lo primero que habría que reseñar del debate celebrado ayer por los cuatro candidatos a presidir la Junta en la televisión pública andaluza (RTVA) es que el debate andaluz se ha abierto paso. Los cuatro participantes (Manuel Chaves, Javier Arenas, Diego Valderas y Julián Álvarez) lograron mantener un encuentro centrado exclusivamente en los asuntos que le interesan a los andaluces.

el 15 sep 2009 / 00:37 h.

Lo primero que habría que reseñar del debate celebrado ayer por los cuatro candidatos a presidir la Junta en la televisión pública andaluza (RTVA) es que el debate andaluz se ha abierto paso. Los cuatro participantes (Manuel Chaves, Javier Arenas, Diego Valderas y Julián Álvarez) lograron mantener un encuentro centrado exclusivamente en los asuntos que le interesan a los andaluces. Ésa es la primera y buena noticia. Máxime porque se trataba de la primera ocasión en que los cuatro candidatos debatían al estar tres de ellos fuera del Parlamento, adonde la oposición llevó reiteradamente asuntos relacionados con el debate territorial o el terrorismo, ausente ayer. Cada formación expuso su visión de la comunidad autónoma, más basada en la crítica a la labor del gobierno que con carácter propositivo.

Hay que aplaudir el tono del debate, en todo momento correcto y sin descalificaciones personales. De hecho, resultó mucho más templado que la propia campaña. El formato del programa, con cuatro participantes, dispersó el intercambio de pareceres e impide en cualquier caso designar con claridad si existió un triunfador. Frente a la capacidad dialéctica contundente y la cintura política de Javier Arenas, el mejor orador de los cuatro, el discurso de Manuel Chaves resultó más sólido, riguroso y creíble.De hecho, Arenas introdujo en su intervención afirmaciones maniqueas y que sólo aplauden sus hinchas: "Falta de libertad de expresión y de pluralismo informativo". Chaves se empleó en ofrecer datos que configuraban la idea de una Andalucía en progreso, en crecimiento y con las bases de su futuro bien ancladas. Tanto Diego Valderas comoJulián Álvarez defendieron sus posiciones, desde la izquierda y el nacionalismo de izquierdas "transformador", según definición del candidato andalucista.

Coincidieron con el PP en subrayar los déficits de la gestión socialista y ofrecieron sus propios datos en cada materia. En cualquier caso, los partidos de la oposición no sucumbieron a la tentación de hacer un frente común contra Chaves.De hecho,Javier Arenas, también recibió críticas desde los tres bandos contrarios por su labor al frente del Ministerio de Trabajo. Los andaluces, en cualquier caso, pudieron conocer de primera mano las opiniones y las posiciones de PSOE, PP, IU y PA respecto a muchos de los asuntos que les preocupan. El anunciado cara a cara entre Chaves y Arenas del próximo día dos, aún sin cerrar del todo, quizás sirva para aclarar aún más aspectos y acentuar las diferencias de los proyectos de las dos formaciones mayoritarias. Lo cierto es que, aún sin elecciones separadas, la voz de los partidos andaluces se ha abierto paso en la campaña.

  • 1