Cofradías

«Hay otros sitios más sevillanos para poner sillas que el de las setas»

El Consejo recibe con «tibieza» la iniciativa municipal de poner sillas fuera de Carrera.

el 08 mar 2011 / 20:09 h.

Arenas afronta su tercera Cuaresma como presidente.

-A la vista de la polémica desatada por la no comercialización de entradas, ¿sería usted partidario de un cambio de escenario del pregón?
-Hoy día a mí me gusta mucho el escenario del Maestranza. Estamos en un sitio realmente muy cómodo, por su ubicación, por el número de plazas, lo que pasa es que todo ahora está magnificado. ¿Nos obligarán los tiempos a cambiar de escenario? Es un futurible que no podemos rechazar, pero hoy por hoy creo que el Teatro Maestranza responde a las expectativas que tenemos ahora mismo. ¿Que se cuelga el cartel de no hay billetes? Es cierto. ¿Eso nos lleva a otro escenario mayor? Pues tendríamos que valorar otras cosas, como son las distancias y cómo asimilaría la ciudad toda esta serie de cosas.


-¿Cómo ha encajado el Consejo la petición del obispo Asenjo de que cuenten con su opinión para elegir pregonero?
-Es una solicitud que ha hecho el señor arzobispo y que naturalmente asumiremos. Contaremos con él, claro que sí.


-¿Y eso no coarta un poco la libertad de elección?
-Yo pienso que no, porque nunca ha habido ningún enfrentamiento.


-¿Tampoco reduce el abanico de posibles candidatos?
-Tampoco tiene por qué. Porque al Consejo no se le ocurriría llevar a candidatos especialmente y manifiestamente rechazables, ni tampoco se lo propondríamos nunca. Le consideramos con todo el derecho del mundo a decir cuáles son sus deseos y apetencias en la elección del pregonero.


-¿Cómo ha digerido el Consejo el denominado Proyecto Palio, la iniciativa municipal de instalar sillas fuera de la Carrera Oficial?
-En ese asunto estamos un poco expectantes. La colocación de sillas en las salidas y entradas de cofradías o en las cercanías de sus templos no es algo nuevo. Ahora se hará además con todas las bendiciones del Ayuntamiento. Después, la ubicación de sillas en sitios distintos por donde pasa un determinado número de cofradías, como puede ser a la altura de la Avenida por Santa María de Jesús, nosotros en eso pues... lo hemos recibido con cierta tibieza. ¿Realmente esas sillas van a ser utilizadas para esos fines de ayuda a los discapacitados y personas mayores? Si es así, puede ser bueno. En cuanto eso pudiera perder el distintivo de sus fines, pues a lo mejor no resultaría de éxito. Por eso estamos expectantes. En cualquier otro sitio, nosotros francamente no lo vemos.


-¿Entiende entonces menos razonada la instalación de sillas con fines promocionales en las setas de la Encarnación?
-Creo que con la última parte de mi respuesta anterior le he contestado a esta última. Nosotros francamente no lo vemos, pero si ahí están las sillas y las cofradías pasan por allí, no somos quienes para decir nada. ¿El que se vayan a utilizar con un fin secundario promocional? Pues yo no tengo nada que decir, el que quiera sentarse allí pues... muy bien. Como fin primordial, lógicamente no me parece lo más oportuno. Hay otros sitios, sin duda, que quizás respondan mucho más al sentido sevillano para ver una estación de penitencia. A mí se me ocurren un montón.


-¿Y qué le parece que alguna hermandad rehuya en su itinerario de las setas?

-No me quiero ir a los extremos. Una cosa es que las hermandades salven ciertos obstáculos que se encuentren en su camino y otra que se trate de evitar el pasar por un determinado sitio de una forma consciente -no conozco eso en ninguna- dando rodeos incomprensibles. Eso iría hasta en contra de lo que puedan decir las propias reglas. De todas formas, siempre que no afecte a los recorridos de las demás hermandades y a la infraestructura organizativa de la Semana Santa, nosotros seremos respetuosos con los cabildos generales y de oficiales.


-¿Este año no toca hablar de la ampliación o traslado de la Carrera Oficial?
-Este año no toca... afortunadamente. Eso no quiere decir que el Consejo haya mirado durante este año para otro lado. La junta superior ha seguido llevando adelante estudios y valorando posibilidades.


-¿La opción Magdalena sigue sobre la mesa?
-Sería una cuestión estratégica en la que no yo, sino los tiempos y las necesidades de la ciudad o de la seguridad, vendrían a obligar al Consejo a tomar las decisiones oportunas.


-¿Cómo ha vivido el desenlace de la crisis en la hermandad de la Resurrección con la renuncia de su hermano mayor?
-Es un problema interno en el que quiero ser tremendamente respetuosos. Juan [Muñoz Jigato] es un hombre que disfruta de mi aprecio personal, como cofrade y amigo. Estoy convencido de que habrá sido una situación muy dolorosa para Juan, como lo ha sido también para su hermandad y para todos los que queremos a Juan.


-¿El insistente llamamiento de Asenjo a la concurrencia de una sola candidatura en las elecciones de las hermandades no podría interpretarse como una coacción a la pluralidad en el seno de nuestras cofradías?
-Monseñor Asenjo es un hombre de Dios que lo que quiere fundamentalmente es buscar la unidad. Porque sabe que la unidad es básica. Si consigue que por sus palabras haya una sola candidatura, eso será bueno. Ahora bien, si no obstante sus palabras hay más de una candidatura, ello manifestará de alguna forma también el deseo de la hermandad y creo que lo asumirá.


-¿Si no saca adelante en el año y medio que le queda de mandato su gran proyecto, el de la renovación estatutaria, se presentaría a la reelección?

-En las cofradías hay proyectos que se llaman de juntas de gobierno y proyectos de hermandad. El proyecto de estatutos no es un proyecto de junta superior, es un proyecto de Consejo. Hombre, a mí me gustaría que al terminar la gestión estos estatutos estuvieran ya en la puerta. Si no están en la puerta, tendremos que ver... Hacer programas de hoy para mañana es tan difícil...


-A unos causó extrañeza, a otros admiración. ¿A usted qué impresión le causó el bautizo procesional del Sol?

-No vi a la hermandad del Sol porque estuve en el Santo Entierro, pero sí vi todo el tiempo de trabajo y de esfuerzo de la hermandad del Sol durante años y eso justifica todo lo demás.

  • 1