Local

«Hay que acatar el cambio de la plaza de las Cadenas que aprobó la democracia»

Entrevista con Antonio Molina Sánchez, presidente de la Asociación de Vecinos La Salud de Bellavista.

el 02 feb 2014 / 21:59 h.

TAGS:

Antonio Molina, portavoz de la AVV La Salud de Bellavista. Antonio Molina, portavoz de la AVV La Salud de Bellavista.

La más novel de las entidades de Bellavista toma su nombre del antiguo apeadero de Renfe:La Salud. Apenas lleva unos meses dada de alta en el registro de asociaciones ciudadanas, y está comprometida como la que más con las reivindicaciones históricas de un vecindario eminentemente obrero que sufre en sus propias carnes el drama del paro y la falta de ingresos con la actual crisis. Antonio Molina Sánchez está al frente de este movimiento vecinal que busca «el bienestar de la comunidad» y «la mejora de los servicios». De momento, cuenta con 70 socios. Es el tema estrella en el barrio, ¿qué le parece el cambio de nombre de la plaza de las Cadenas? Estamos totalmente a favor. Desde un primer momento se han seguido pasos democráticos. Desde la instancia de la junta municipal del distrito, donde cada grupo pudo hacer las alegaciones pertinentes, hasta su aprobación definitiva en el Pleno municipal del pasado mes de diciembre, donde se expuso la propuesta de rotularla como plaza María Santísima del Dulce Nombre con unos argumentos que no fueron rebatidos. Fue entonces cuando se pronunciaron los grupos políticos, y el resultado fue que quedó aprobado con los votos del PP y el PSOE y sólo hubo dos únicos votos en contra, los de IU.

Enumere tres razones por las que la plaza ha de llevar el nombre de María Santísima del Dulce Nombre... Motivos... (pausa) hay más que suficientes para que la hermandad, que tanta implicación y tanto mueve en el barrio a nivel formativo y asistencial, tenga su presencia en el callejero. Tengo 71 años, y de niño a esa plaza se le decía El Llano, y luego fue la plaza de Miguel de Cervantes. No sería hasta los años 50, cuando, tras traer alguien las cadenas sobrantes de la Catedral, tomó la actual denominación. Pero, a tenor de lo que me pides, ahí van mis tres razones, de peso, por supuesto: Un primer motivo que podría llamarse de sentimiento social, por todo lo que mueve y significa la cofradía. Un dato: la inmensa mayoría de hermanos son costaleros, todos vecinos del barrio. La hermandad del Dulce Nombre mueve mucha gente joven. El segundo motivo sería por cercanía geográfica de la sede social de la hermandad con la citada plaza, y, por último, puestos a citar una razón más, porque los afectados son mínimos en este enclave respecto a otros. La plaza del Retiro, por ejemplo, sí que tiene más vecinos y connotaciones más políticas al estar hecha por presos del canal.

Un sector vecinal ha mostrado estas semanas su rotundo rechazo al cambio y denuncia irregularidades en el proceso... En primer lugar mi más profundo respeto a estos vecinos que defienden el nombre de la plaza de las Cadenas. No estoy con ellos, pero respeto sus actividades. Si bien, quiero aclarar de una vez que el proceso ha sido en todo momento democrático y correcto. Se puede ver tanto en las actas de la junta municipal del distrito, como en la del ya famoso Pleno. Aquí quiero pedir respeto a la democracia, y a la voluntad de vecinos y hermanos de la hermandad que respaldan el cambio. No es justo que se viva en el barrio escenas de tensión por este tema. Mira, hace un tiempo, cuando se rotuló la calle Alvar Negro con el nombre de Manuel Gonzalo Mateu, pudo gustar más o menos, pero con el más absoluto respeto y estima a la persona de Manuel Gonzalo, y todos respetamos la mayoría democrática que adoptó el Ayuntamiento de Sevilla, y no se buscó crispación alguna.

¿Cómo explica pues la polémica generada en el último mes? El fin de la polémica pasa por un entente. Este sector de vecinos que se opone al cambio, ni siquiera ha contactado con la hermandad. Está intentando llevar a contracorriente una polémica que, quizás en su momento, hubiera tenido sentido, pero ahora no. La calle es para vivirla y no para pelearnos. Hay que acatar lo que en democracia es la mayoría.

Al margen de la citada plaza, ¿qué otros problemas tiene actualmente Bellavista? Hace poco se ha desbloqueado el tema de la comisaría de Policía, una reivindicación histórica del barrio, cuyas obras están a punto de empezar. Esperemos que sea pronto. Pero uno de los grandes problemas de Bellavista es la falta de zonas verdes. Prácticamente no hay y es fundamental para fomentar la convivencia vecinal. Últimamente yo añadiría que también ha surgido la preocupación del creciente vandalismo que ataca al mobiliario urbano y, en definitiva, merma la calidad de vida de los vecinos. También los colegios del barrio están poco dotados de infraestructuras deportivas, y es una cuestión importante porque los pequeños se han de aficionar al deporte desde una temprana edad.

Imagino que la crisis actual también se estará dejando sentir... Bastante. Hay muchas familias asfixiadas por el paro y la escasez de ingresos. La juventud es una de las más perjudicadas y se ve abogada a buscar otros sitios y alternativas para sobrevivir. Es lamentable. Habría que trabajar más en ofrecerles una salida sin necesidad de dejar el barrio. Es cuestión de trabajarlo bien.

¿Qué mejoras u obras de urgencia necesita Bellavista? La estación de cercanías, por ejemplo, está muy desvalida y a la intemperie. Esta infraestructura que usan diariamente muchos vecinos de Bellavista y sus alrededores, necesita varias reformas. Pues para pasar de un andén a otro, hay que ir con toda la carga de maletas y demás. Urge que se realice una techumbre en el lado del cercanías de Dos Hermanas o dotar el cruce de vías de escaleras o ascensores. Al margen de la estación, también habría que hacer algo de obra en el centro de salud, pues hay personas que les pilla lejos. Haría falta un proyecto de estacionamiento.

¿Qué postura tiene ante la propuesta rechazada de hacer un ALDI en la Venta de Antequera? No vemos inconveniente de que se hiciera allí el ALDI. La Venta de Antequera necesita algún tipo de intervención y, quizás éste hubiera sido una buena opción para revitalizar un recinto que ya no tiene el efecto turístico de otros tiempos. Además, tengo entendido que la construcción y la apertura de este supermercado traería muchos empleos al barrio. El proyecto era respetuoso con la zona antigua y catalogada de la venta, y afectaba a la zona de los garajes, con edificios más recientes y modernos.

  • 1