Cultura

«Hay quien cree que he vendido mi alma al diablo»

Afirma haber recibido palos de todos los colores, pero no pierde la sonrisa. Con ella puesta acudirá José Mercé hoy al Teatro Maestranza (20.30 horas) para hacer lo que mejor sabe: flamenco por derecho. Y luego, como decían al respetable los cantaores de antes, "lo que ustedes quieran".

el 15 sep 2009 / 16:07 h.

Afirma haber recibido palos de todos los colores, pero no pierde la sonrisa. Con ella puesta acudirá José Mercé hoy al Teatro Maestranza (20.30 horas) para hacer lo que mejor sabe: flamenco por derecho. Y luego, como decían al respetable los cantaores de antes, "lo que ustedes quieran".

"Empezaremos con cante clásico, tradicional de toda la vida: malagueña, soleá, seguiriya, alegría, tientos, tangos...", enumera el jerezano. "Y habrá un fin de fiesta con gente de mi tierra, pero en principio no habrá temas de mis discos, por respeto a la Bienal en la que estamos".

Los temas a los que se refiere son los de álbumes de los últimos diez años, como Del amanecer, Aire, Lío, Confí de fuá, que le valieron severas críticas por abrir su repertorio a sonoridades, por decirlo de algún modo, comerciales o para todos los públicos. Eso no significa, sin embargo, que el jerezano los minusvalore. "Siempre digo que el que hace el cante grande o chico es el intérprete", explica. "Yo vengo de una dinastía cantaora, y lo que grabé en esos discos es igual de flamenco que una seguiriya de Manuel Torre".

"Me han llovido los palos no sólo de la crítica, sino de los propios compañeros. Hay quien ha llegado a decir que he vendido mi alma al diablo, pero luego he visto a muchos que me criticaron sacando en escena un bajo y una batería", agrega el cantaor, que al fin y al cabo tiene motivos para sacar pecho: "Estoy contento con todo lo que he hecho, llevo en esto desde los 13 años y tengo 53. No he sido una nube de verano y no sé hacer otra cosa que flamenco", afirma. Eso sí, que nadie interprete estas palabras como un corsé a priori. "Lo importante son los aficionados, los que pagan su entrada. Si una vez que acabe el repertorio me piden Al alba o Aire, por supuesto que lo hago".

Jóvenes. Testigo privilegiado de una época dorada de arte en Jerez, Mercé cree que su ciudad "será cuna del cante pasen los años que pasen, porque siempre saldrán de allí voces con madera, con perfume", pero es consciente de que "el de hoy no es el Jerez de hace 40 años. La vida ha evolucionado y hay jóvenes que escuchan ahora a Juan Talega o a Aurelio Sellé y se mofan de ellos. Pero creo la juventud es inteligente, tiene la mente más ligera que nosotros y no dejarán que el cante se pierda".

Con un recuerdo para el recientemente fallecido Mario Maya -"un gran estudioso y el bailaor más completo que ha habido"-, Mercé anuncia también la próxima aparición de su esperada antología del cante, que abarcará cuatro entregas separadas por una periodicidad semestral. "No va a ser una antología didáctica, ni voy a seleccionar por Alcalá, Utrera, los Puertos. Estoy escuchando mucho a Vallejo, a Pastora, que eran cantaores naturales, que no buscaban efectos ni aplausos. Quiero hacer eso y quiero que estén los guitarristas que tienen que estar, desde Manolo Sanlúcar a Moraíto, Paco y Vicente", apostilla.

  • 1