Toros

"Hay una generación de toreros que podría dar un golpe en la mesa"

Carlos Corradini forma parte de una nueva hornada de aspirante que podría dar muchas satisfacciones al aficionado.

el 10 jul 2014 / 12:30 h.

TAGS:

El joven novillero sevillano, acompañado del representante Jesús Rodríguez de Moya y su apoderado, Luis Garzón. / Foto: C.C. El joven novillero sevillano, acompañado del representante Jesús Rodríguez de Moya y su apoderado, Luis Garzón. / Foto: C.C. Algo se está moviendo en la cantera. Han sido algunos –demasiados– años de sequía pero al fin podemos contar con una amplia baraja de aspirantes de distintas capacidades y personalidades que podrían remover el dormido cotarro taurino hispalense desde sus bases. Carlos Corradini es uno de los naipes de esa baraja que afronta el ciclo de promoción de nuevos valores como una nueva reválida. El festival que organizó la hermandad del Rocío de Triana el pasado otoño en Espartinas sirvió de escaparate a esta nueva hornada de toreros sevillanos que está obligada a batirse el cobre en los jueves de julio. El joven novillero sevillano forma parte de una nueva hornada de aspirante que podría dar muchas satisfacciones al aficionado. Esta noche se presenta en Sevilla en el primer festejo del tradicional ciclo de promoción de nuevos valores. Hay una cantera interesante en Sevilla. A su nombre hay que sumar el de otros chicos que empiezan a tener ambiente propio. Creo que es una cosa muy buena para la fiesta de los toros en Sevilla. Es bonito que se sepa quienes son los toreros de Sevilla, que el nombre de compañeros como Rafa Serna, Pablo Aguado o Emilio Silvera ya esté en boca de los aficionados. Hubo un momento en el que en la escuela de Sevilla había de todo, portugueses, mexicanos…, menos gente de aquí. Ahora ha surgido una generación de toreros con nombre y apellidos que están dando un golpe en la mesa. El festival que organizó la hermandad del Rocío de Triana en Espartinas el pasado otoño sirvió de escaparate de esa generación de toreros que menciona. Para nosotros, a nivel personal, fue muy positivo. Todos los novilleros de Sevilla que medio estaban sonando coincidieron a la misma hora, en el mismo sitio y en el mismo cartel. Tuvimos que hacer un esfuerzo grande pero el resultado artístico fue muy bueno. Nosotros también pusimos de nuestra parte para llevar gente a los toros pero nos vino genial. Nos sirvió mucho, casi todos salimos a hombros. Pudieron vernos juntos y aquello sirvió para darnos nombre. Llama la atención que los tres sevillanos hayáis sido colocados sin coincidir en ninguno de los tres carteles clasificatorios. Una opción habría sido reunirnos a los tres sevillanos en el mismo festejo. Creo que habría tenido repercusión en taquilla pero se habría quedado en un solo día. Seguro que han preferido repartir ese tirón en los tres días para que cada jueves vaya un poquito más de gente a las novilladas. Sería bonito verlos a los tres en la final del 31 de julio. El otro día estuvimos tentando en casa de mi apoderado los tres: Rafa, Pablo y yo. Al vernos juntos nos preguntamos si estaríamos así en la final. Sería super bonito. No sé si hay algún precedente pero gracias a eventos como el festival de Espartinas o la novillada de Utrera hay nombres que ya suenan entre el aficionado. Si llegáramos a coincidir en la final se lograría un extraordinario ambiente en la taquilla. Va a encontrar un montón de caras conocidas en el tendido. Es algo que te llena de responsabilidad. La gente va a los toros pero, en cierta forma, vienen a verte a ti. Hay que corresponder pero también es muy bonito encontrarse con el apoyo de los amigos, los profesores, los compañeros… hasta ir paseando por la calle y sentir el calor de gente que ni conoces diciéndote que va a ir a la plaza porque quiere verte, precisamente a ti. Es muy confortante sentirse tan apoyado. Estar anunciado en la plaza de laMaestranza ya es un premio. Sí, pero lo difícil no es llegar, es mantenerse. Hemos hecho un trabajo de varios años -desde que estoy en la escuela taurina- yendo muy poco a poco para estar preparado cuando surgiera la oportunidad de venir a torear en Sevilla. Es algo que en sí ya es único pero hay que seguir trabajando para poder volver. ¿Cómo se afrontan los días previos a un compromiso de esta importancia? Lo vivo con bastante normalidad; quizá con más pellizquito que en otras ocasiones, casi sin terminar de creerme que hoy toreo en Sevilla. Pero todo el trabajo, el entrenamiento y la preparación de este invierno están ahí y a pesar de los nervios y el sentido de la responsabilidad acudo a la plaza con mucha confianza en mí mismo y pensando que puede pasar algo importante. ¿El resultado de este ciclo de promoción podría condicionar sus planes inmediatos? Mi apoderado, Luis Garzón, me ha dicho que si pegáramos un zapatazo fuerte en Sevilla se pondrían las cosas más fáciles para él y para mi. Podríamos compararlo con la Selectividad: o pasas o no pasas. Dependiendo de lo que pase estos días podría condicionarse el debut con caballos, que lo estamos considerando para finales de este año o comienzos del que viene. ¿Ya le ha visto la cara al toro? Sí, la primera vez tenía quince o dieciséis años. Aún no he matado ninguno pero sí he salido en muchos toros y utreros en el campo. De todas formas, como novillero sin picadores te encuentras de todo de Despeñaperros para arriba. En el Valle del Terror te puede salir cualquier cosa por los chiqueros. ¿Tiene algún espejo especial? Hay uno especial que es José Tomás y a partir de él uno mucho más especial todavía que es David Silveti. Para valorar a José Tomás tienes que estudiar a Silveti, que es del que él aprende. El rey David fue el que enseñó a Corbacho toda su filosofía en una escuela que montó en México. Subiendo por ese tronco llegas a la base común, que es David. Me interesa mucho ese hilo. Este hombre era íntegro y tenía un respeto enorme por la profesión. Me fijo más en su filosofía, en su forma de ser, que en su forma de torear.. La competencia está ahí. Esta noche hay que arrear fuerte. El otro día tentamos juntos los tres componentes del cartel de esta noche en Guardiola y ya nos mirábamos con unas caritas… voy a poner todo de mi parte para que el nombre que suene a partir de mañana sea el mío. Pues esto está aquí. Uf, uno ya no sabe si quiere que llegue el momento o prefieres que se ponga a llover. Antes de darme cuenta estaré vestido de torero.

  • 1