Cultura

«He procurado entender el mundo y adaptarme a él»

El escritor Francisco Ayala es un caso asombroso de longevidad. Mañana cumple 102 años con su lucidez intacta, su buen humor y sus "ganas de vivir", sigue atento a cuanto pasa en el mundo y conserva ese espíritu libre que se ha ganado a pulso a lo largo de su vida. (Foto: EFE).

el 15 sep 2009 / 01:44 h.

Ana Mendoza

El escritor Francisco Ayala es un caso asombroso de longevidad. Mañana cumple 102 años con su lucidez intacta, su buen humor y sus "ganas de vivir", sigue atento a cuanto pasa en el mundo y conserva ese espíritu libre que se ha ganado a pulso a lo largo de su vida.

"He procurado vivir en el mundo y entenderlo y he tratado de adaptarme sin plegarme, y eso lo he hecho creo que con bastante buen resultado para mí", afirma en una entrevista con Efe Ayala, que tiene lugar en su casa de Madrid y a la que también asiste su mujer, la hispanista estadounidense Carolyn Richmond. Ya quedó atrás la agitación del año del centenario, cuando rara era la semana que Ayala no recibía un homenaje o tenía que asistir a algún acto relacionado con su amplia obra narrativa y ensayística, ésa que lo sitúa como uno de los intelectuales españoles más importantes y lúcidos del siglo XX.

El escritor sobrellevó todo aquello "encantado y agradecido", pero no lo echa de menos. Ahora vive más tranquilo y, como él dice, "bastante bien" para la edad que tiene. "No puedo quejarme porque sería ridículo que lo hiciera", dice Ayala, que a sus 102 años tiene "ganas de vivir y de cumplir lo que pueda, pero nada más que eso". Ésa es su aspiración. "No es que yo quiera hacer ninguna maravilla, sino aguantar y pasar adelante sin molestar demasiado a los demás", confiesa el escritor, que tiene intención de pasar su cumpleaños de la forma más discreta posible: comiendo con Carolyn "en alguna tasca modesta", porque ésa es para él "la celebración más grande".

Actualidad.

Pendiente siempre de la actualidad, Ayala siguió "con mucho interés" la campaña electoral y la jornada de elecciones del pasado domingo, aunque reconoce que "la que se ha metido a fondo es Carolyn", "porque ella es muy política, muy entusiasta". "Yo ya no me quemo en nada de eso y lo veo con cierta distancia", señala el autor de Los usurpadores y El jardín de las delicias, que se muestra prudente a la hora de enjuiciar los resultados electorales, "mermados por las limitaciones del sistema" que, a su juicio, debería fomentar las listas abiertas. Cuando se le pregunta qué espera del nuevo mandato de Zapatero, Ayala asegura que "jamás" se le ocurriría "darle un consejo a nadie, y mucho menos a quien lo sabe todo y se cree que lo sabe todo".

Pero sí muestra un deseo: "Lo mejor sería rebajar el tono de la política a lo que siempre ha sido, a la limitación propia de lo humano, y no creerse fantasías. Creo que es un poco ingenuo hacerse fantasías excesivas de una cosa que es transitoria por principio".

Y aunque prefiere no "singularizar" ni "largar nombres", sí dice en un momento dado que el líder de la oposición, Rajoy, "es un hombre muy discreto", que "siempre" le ha "inspirado respeto". Y al final de la entrevista se desliza también el nombre de la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, "una persona realmente admirable", que ha hecho "una gran labor".

  • 1