lunes, 17 diciembre 2018
21:31
, última actualización
Local

"He sacado la comparsa para homenajear a mi tierra"

Javier Cuevas defiende el tipo de ‘Los que barren pa casita’

el 26 ene 2015 / 11:00 h.

TAGS:

No se encontraron el puente cortado a la vuelta de milagro. Son muchos los autores, especialistas y aficionados al Carnaval que sostienen que Javi Cuevas se ha cavado su propia tumba. El autor de la comparsa sevillana que el pasado jueves la lio parda en el Teatro Falla de Cádiz con un repertorio cien por cien hispalense, sigue defendiendo de cabo a rabo la actuación de su grupo, Los que barren pa casita, y el tipo de barrenderos de Sevilla que llevó al templo de las coplas, del que no salieron muy bien parados. Con este tipo de barrenderos sevillanos fueron al Falla ‘Los que barren pa casita’. Con este tipo de barrenderos sevillanos fueron al Falla ‘Los que barren pa casita’. «Me duele en el alma que digan lo que no es. Nosotros no hemos hecho esto para molestar ni provocar a nadie. No pretendíamos nada con esto, más allá de ir a Cádiz con 14 locos a cantarle a Sevilla», remarca. Cuevas no es un advenedizo en las tablas de Falla. Este sevillano de 45 años –cumplidos ayer– vecino del barrio de San Jerónimo y propietario de una tienda de disfraces y tematización que ha dado vida, entre otros personajes al Palmerín del Betis, se precia de haber cumplido ya tres décadas como autor de carnaval. En 1985, con solo 15 años, echó los dientes en el carnaval de su barrio con Los Papachinos y solamente un año después, en el 86, se convertía en el autor más joven en debutar en el carnaval gaditano con Aladino, los Mahoma y la mora pelucona. Su implecable hoja de servicios en el febrerillo gaditano (al menos hasta ahora) lo convierten en el autor sevillano de comparsas más laureado en el concurso de coplas, colando durante dos años consecutivos (2005 y 2006) a su agrupación en semifinales, primero con Los Majaretas y al año siguiente con Los Carnavalitos, con la que logró un histórico séptimo puesto, a dos solamente de entrar en la gran final. Vituperado por el respetable en Cádiz y en Sevilla casi a partes iguales, cuestionado por algunos autores sevillanos que consideran que con su actuación solo ha conseguido reabrir la brecha de los provincianismos a un lado y a otro de la AP-4, y tratado, sin embargo, como un héroe por su valentía en algunas tribunas locales, Javier Cuevas sentaba un precedente la noche del pasado jueves al dedicar íntegramente su repertorio sobre las tablas del Falla a una ciudad distinta a Cádiz. «La gente ha querido ver que somos unos chulos. Y repito que no pretendíamos ni crear polémica ni buscar fama. Yo muero por Cai, pero ya era hora de echarle un piropo a mi tierra, a mi casa», asegura Cuevas, quien quiere dejar claro que hasta grandes autores del Carnaval, como el gaditano Juan Carlos Aragón, le han mostrado su respaldo. «Me ha dicho que no le haga caso a las críticas, que los que vociferan son cuatro babetas. Me están defendiendo más los gaditanos que los cuatro pamplinas que hay por aquí». Lejos de mostrar cierto arrepentimiento por la que muchos han calificado como una actuación «premeditada» para soliviantar al gallinero del Falla, el autor de Los que barren pa casita saca pecho ante la valentía de su agrupación. «Nadie ha hecho en la historia del Carnaval lo que hemos hecho nosotros. Nadie se ha atrevido hasta ahora por el miedo a no entrar en los cuartos de final. ¿Acaso vale más el premio de pasar a cuartos que cantarle a tu tierra?». Cuevas mantiene que en ninguna de las bases del concurso se prohíbe que se le pueda cantar a Sevilla y defiende que lo único que han pretendido es homenajear a los sevillanos, a la ciudad y a los aficionados locales del Carnaval. Tras 30 años de experiencia, este sevillano lo tiene claro: «Es falso que haya un hermanamiento entre Sevilla y Cádiz. Las agrupaciones sevillanas sólo vamos allí de relleno».

  • 1