Cultura

«He salvado la vida a algunos de mis lectores»

Alfredo Bryce Echenique sabe que, con sus libros, no logrará quizá "cambiar el destino de un país", pero sí puede ayudar a la gente a "mirar el mundo de otra manera", como ha podido comprobar gracias a las cartas que le envían sus lectores y en las que algunos le dicen que les ha "salvado la vida". Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 09:12 h.

Alfredo Bryce Echenique sabe que, con sus libros, no logrará quizá "cambiar el destino de un país", pero sí puede ayudar a la gente a "mirar el mundo de otra manera", como ha podido comprobar gracias a las cartas que le envían sus lectores y en las que algunos le dicen que les ha "salvado la vida".

"De alguna forma, la literatura siempre encuentra un destinatario, como si fuera una botella lanzada al mar", afirma el escritor peruano en una entrevista con Efe, en la que habla del "tesoro" que suponen para él esas cartas, de su próxima "mudanza" a Madrid y de su nuevo libro de cuentos, La esposa del rey de las curvas.

Han pasado 40 años desde que Bryce Echenique publicó su primer libro, Huerto cerrado, y desde entonces el escritor ha recibido "decenas de miles de cartas" y, ahora, con Internet, le llegan "muchas más". Constituyen "la prueba palpable" de que su literatura "influye en la gente". "Los lectores me dicen que, gracias a mis libros, se han curado de una grave enfermedad o han salido de la miseria; que miran el mundo de otra manera o que han aprendido a reirse de ellos mismos. Hay personas, incluso, que te agradecen el estar vivos y te dicen que los he salvado del suicidio", recuerda Bryce Echenique, que considera esas cartas "el tesoro más valioso".

Por eso, las archiva con sumo cuidado y no se las da "a nadie", entre otras razones para evitar que se las pierdan, porque el escritor ya tiene experiencias amargas en ese sentido. "Como no me gusta almacenar, les daba abundante documentación a profesores universitarios especializados en mi obra, pero al que más le di resulta que en una mudanza le robaron todo. Eso pasó en Chicago, y el pobre ratero se debió tirar al río al comprobar que lo que había robado eran reseñas en español de mis libros", comenta Bryce Echenique con esa gracia que tiene para recrear cualquier anécdota. Este "contador de historias" que se ha ganado con su obra el figurar entre los narradores más importantes de la literatura latinoamericana actual, divide su tiempo entre Perú y España, y ahora ha decidido trasladar su residencia de Barcelona a Madrid, una ciudad en la que ya vivió durante años.

"La puerta de Europa para mí va a estar en Madrid, donde tengo muchos amigos", señala Bryce Echenique. Curiosamente, cuando el escritor decidió irse a Barcelona fue porque en la capital española no lograba concentrarse para escribir. "Todos los peruanos que venían a España me llamaban para saludarme y tomar copas, y uno se convertía en el barman de mil amigos de amigos que jamás volvía a ver", comenta el autor de Un mundo para Julius, La vida exagerada de Martín Romaña o La amigdalitis de Tarzán. Por Barcelona "la ruta turística de los peruanos no pasa" y Bryce Echenique ha podido escribir en su casa "muy tranquilo", entre otras obras el libro de cuentos que acaba de terminar, La esposa del rey de las curvas. "Estoy feliz por haber terminado este libro", asegura Bryce Echenique, que refleja en esa obra la facilidad que ha tenido desde niño para inventarse historias, cuanto más peregrinas, mejor. Como cuando hizo creer a sus compañeros del colegio que su padre no era ese "hombre gris, tímido, banquero y que no hablaba con nadie", sino el corredor peruano de automóviles Arnaldo Alvarado, "el rey de las curvas".

  • 1