Local

Hechos encaminados a corregir desigualdades

Está bien eso de preguntarnos qué parte de responsabilidad tiene nuestra sociedad en general ante los graves sucesos protagonizados por menores de edad en las localidades de Isla Cristina o Baena. En ambos casos, los protagonistas están adscritos a las capas sociales más débiles mostrando, además, notables carencias educacionales y de conducta...

el 16 sep 2009 / 06:14 h.

Está bien eso de preguntarnos qué parte de responsabilidad tiene nuestra sociedad en general ante los graves sucesos protagonizados por menores de edad en las localidades de Isla Cristina o Baena. En ambos casos, los protagonistas están adscritos a las capas sociales más débiles mostrando, además, notables carencias educacionales y de conducta. Al margen del debate surgido sobre la impunidad penal en la que puedan quedar estos lamentables hechos, lo cierto es que hay que insistir, también, en determinar las causas que nos llevan a extremos de este tipo. Un obligado análisis que, necesariamente, nos ha de llevar a fijar posibles soluciones o, cuanto menos, líneas de actuación imprescindibles con el fin de poner los medios y tratar de evitar así las situaciones tan lamentables que hemos vivido. En lo que se refiere a estos sucesos, además de estar implicados menores de edad, hay otro elemento común en ellos ya que se han producido en sendas localidades que cuentan con barriadas con dificultades que requieren un mayor esfuerzo por parte de todos. Se trata de un fenómeno bien extendido en nuestra comunidad que para nada hay que perder de vista.

actuaciones que no hay que perder de vista

Es por eso que conviene destacar la iniciativa puesta en marcha por la Diputación Provincial de Sevilla. Han querido las circunstancias que coincidan en el tiempo los percances conocidos con la presentación de una serie de actuaciones por las que, a través del Área de Igualdad y Ciudadanía, se ponen en marcha programas de dinamización de la infancia y de la adolescencia así como para la activación y desarrollo de habilidades de padres y madres de distintos municipios de la provincia. El presupuesto asciende a unos 4,7 millones de euros de los cuales, en su mayor parte, proceden de la Diputación y, el resto, de los ayuntamientos participantes. Son cantidades modestas para la dimensión del problema que se aborda pero lo cierto es que la medida tiene su importancia por su acierto al estar dirigida hacia aquellos que más lo necesitan, demostrándose así que, desde las instituciones, es mucho lo que se puede hacer.

lo bueno hay que resaltarlo

Al resaltar esta iniciativa estamos poniendo en evidencia que hay medios y recursos. Sólo es cuestión de tener la sensibilidad social adecuada para ponerlos en la dirección correcta. Y si esta vez ha sido la Diputación sevillana la que ha dado este significativo paso, pues habrá que decirlo sin temor alguno a que este sincero ejercicio de reconocimiento se pueda entender como una simple práctica de "dorar la píldora", como se diría vulgarmente. Estamos, bien al contrario, ante respuestas muy concretas a las interrogantes que nos planteamos cuando estallan ante nuestras narices acontecimientos cargados de tanta violencia. Ante la estupefacción que nos generan, el ejemplo de la institución provincial debe servirnos de guía.

  • 1