lunes, 25 marzo 2019
18:19
, última actualización
Economía

Heineken cierra la planta de navarra donde envasa la marca Cruzcampo

Heineken España, propietaria de Cruzcampo, cerrará su fábrica navarra, ubicada en Arano, al alegar exceso de capacidad por el aumento que conlleva la nueva de Sevilla y el retroceso del consumo debido a la crisis económica.

el 15 sep 2009 / 18:43 h.

Heineken España, propietaria de Cruzcampo, cerrará su fábrica navarra, ubicada en Arano, al alegar exceso de capacidad por el aumento que conlleva la nueva de Sevilla y el retroceso del consumo debido a la crisis económica.

En un entorno de crisis económica y retroceso del consumo de cerveza, que el propio presidente de Heineken España, Carlos de Jaureguízar, reconocía esta misma semana en Sevilla, la compañía propietaria de la marca Cruzcampo ha decidido "cerrar" su fábrica de Arano, en Navarra, según dijeron a este periódico fuentes sindicales y confirmaron desde la empresa, cuya sede social se ubica en la capital hispalense.

El grupo ya ha comunicado tal decisión, la clausura de la planta donde, entre otras cervezas, se envasa la Cruzcampo y ha sido hasta ahora su fuente para comercializarla en el norte de España, a los trabajadores y a las autoridades regionales. Y a partir de la semana próxima, dirección y representantes de la plantilla negociarán "un plan económico y social" para que el cierre sea "lo menos traumático posible", indicaron fuentes de la empresa. En total, 69 trabajadores.

Y es que junto con el retroceso del consumo -a su vez motivado por la menor afluencia a los bares que conlleva la difícil coyuntura económica- se suma el incremento de producción de la nueva planta de Torreblanca, en Sevilla -que sustituyó a la histórica de Nervión-. El resultado, un exceso de capacidad, según argumentaron en la compañía, que el año pasado perdió su liderazgo en la industria española de la cerveza a manos de su rival Mahou-San Miguel.

Tras el cerrojazo de Arano, Heineken mantendrá cuatro plantas productivas -junto a la de Sevilla, en Valencia, Madrid y Jaén-, siendo la hispalense la de mayor capacidad -de hecho, es la más grande de Europa-. Para hacerse una idea, puede envasar hasta 5 millones de hectolitros de cerveza, frente a los 0,65 millones de la planta navarra que ahora clausura. Esta última, además de embotellar la etiqueta Cruzcampo, también lo hace con otras de la casa, como Heineken o Amstel, además de marcas más apegadas a a esa comunidad, como Agua de Arano.

Mahou-San Miguel contabilizó el año pasado 12,86 millones de hectolitros, frente a los 11,5 millones que arrojó Heineken. Ya lejos se sitúa Damm, con sus 7,57 millones, mientras que ninguna otra compañía española -de perfiles muy regionales o locales, como Hijos de Rivera, Cervecera de Canarias o La Zaragozana- alcanzó el millón.

  • 1