Deportes

¿Heliópolis o Villamarín?

Los béticos se inclinan por dos nombres clásicos para el futuro estadio del Betis.

el 05 oct 2010 / 21:20 h.

Puede ser una estratagema de los actuales rectores del Betis, es un indudable ejemplo de medida populista y por supuesto es una solución para que los aficionados dejen de pensar en por qué el club continúa en manos de Luis Oliver y su grupo, pero la decisión de renombrar la casa de todos los béticos, el estadio, ya ha abierto el inevitable debate en la calle. A los béticos no les hace ni falta que el club explique las condiciones en que se desarrollará el referéndum, porque ya hay dos opciones claramente favoritas. La primera es recuperar el nombre inmediatamente anterior al actual, es decir, Benito Villamarín; así se llamó el feudo verdiblanco desde 1961 hasta 2000. La segunda básicamente consiste en referirse al estadio como el barrio donde está ubicado, es decir, Heliópolis; así también fue denominado antes de adoptar el nombre del mítico presidente gallego, entre 1939 y 1961.

La intención de voto, a priori, está muy equilibrada. En la encuesta que este periódico ofrece en su página web, la opción más elegida por los internautas es Heliópolis, con 345 de los 677 votos (51%) recogidos hasta anoche. La alternativa del Benito Villamarín, por su parte, cuenta con 246 votos (36%). Y por detrás hay otras vías más minoritarias, como conservar la actual denominación de Manuel Ruiz de Lopera (48 votos, el 7%) o recurrir a un mito de la envergadura de Rafael Gordillo (9 votos, un 1%).

En otros foros, el favoritismo es para la posibilidad de que el estadio recupere el nombre que tenía antes de que el antiguo máximo accionista inaugurase el Gol Norte y Fondo el 1 de enero de 2000. Muchos béticos de pro, por ejemplo los que pertenecen a los grupos de la oposición a Lopera, siguen refiriéndose al estadio como Benito Villamarín y recuerdan que la mitad del coliseo, la tribuna de Preferencia y el viejo graderío de Gol Sur, continúan exactamente igual que cuando el campo se llamaba Villamarín.

LA HISTORIA. Decidan lo que decidan los socios del Betis, y siempre que la modificación sea aprobada en una junta de accionistas, el actual estadio del Betis será renombrado por cuarta vez. El actual estadio Manuel Ruiz de Lopera fue antes Benito Villamarín, como queda dicho, pero antes tuvo otros dos nombres: uno es Heliópolis, como también queda dicho, y el primero de todos fue el de Estadio de la Exposición. La razón es obvia: se trataba de un campo construido para la Exposición Iberoamericana de 1929. El Betis en realidad no tiene nada que ver con la instalación hasta 1936. Dos días antes de que estalle la Guerra Civil, el Ayuntamiento se lo arrienda, aunque durante los tres años de la contienda no jugó allí ningún partido, como es obvio. En ese trienio negro, el Estadio de la Exposición es el garaje donde se guardan los tanques de Mussolini. Cuando el equipo verdiblanco empieza a utilizar el campo es cuando se le comienza a llamar Heliópolis.

Hasta aquí, una breve reseña histórica del actual estadio del Betis. Pero el club tuvo otras sedes. La primera de ellas fue el Huerto de la Mariana, en lo que hoy en día es la Plaza de América, en el Parque de María Luisa. Allí celebró sus encuentros el Sevilla Balompié entre 1907 y 1909 aproximadamente. Luego, el equipo se trasladó no muy lejos, al Prado de Santa Justa, en la actualidad la colina donde se asienta la estación de Santa Justa, aunque no duró mucho allí el recién fundado club. Entre 1910 y 1918, el Betis se marchó al Prado de San Sebastián, al llamado campo de las tablas verdes o campo de la Enramadilla. Y finalmente, antes de quedarse para siempre en Heliópolis, el Betis se mudó al campo del Patronato (1918-1936), en el terreno que hasta no hace mucho ocupaban las cocheras de Tussam. Fue allí donde se convirtió en finalista de la Copa (1931), fue allí donde logró el ascenso a Primera (1932) y fue allí donde forjó su único título de Liga (1935).

  • 1