sábado, 16 febrero 2019
21:22
, última actualización
Local

'Hellboy: el hombre retorcido': El demonio del puño de piedra

el 08 jun 2010 / 19:00 h.

TAGS:

Corría el año 1993 cuando Mike Mignola, que hasta entonces era conocido por los aficionados gracias a títulos como Ironwolf, Fahrd y el Ratonero Gris, Amor y muerte o la brillante adaptación que hizo del Drácula de Coppola, publicaba la primera aventura de un personaje que le daría el espaldarazo definitivo de cara a convertirse en un fan favorito de la comunidad tebeística.

El nombre del personaje, obviamente, era Hellboy; el título en el que se presentaba, Semilla de destrucción. Como se suele decir, había nacido una leyenda.
Diecisiete años después, y con un historial de publicaciones interminable, Hellboy sigue siendo el personaje con mejor salud dentro de la editorial que lo vio nacer, Dark Horse.

Ello es debido al mimo y cuidado que Mignola ha puesto desde el principio, evitando que su creación pasara a ser propiedad de una multinacional y manteniendo de esta manera una complicidad coherente en lo que al devenir del personaje se refiere. Un devenir en el que Mignola ha ido mezclando hábilmente elementos de diversas mitologías (desde la nórdica a la suramericana) junto a un ambiente general sacado de las novelas de Lovecraft.

En su biografía ficticia, Hellboy es un demonio traído a la tierra durante los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial por obra y gracia de Grigori Rasputin, un malvado ocultista basado en el Rasputín real que, como agente del Ogru Jahad (los siete señores del caos) pretende sembrar la destrucción en nuestro planeta. Pero algo sale mal, y un Hellboy bebé, cuya mano derecha es la llave que Rasputín necesita para desencadenar el Ragnarok (el fin del mundo en la mitología nórdica), termina en manos del ejército norteamericano convirtiéndose, con el tiempo, en el agente más eficiente de la Unidad de Defensa e Investigación Paranormal.

Con una continuidad que (casi) siempre se ha propiciado él mismo, Mignola no ha hecho ascos a que sean otros autores los que escriban o dibujen las historias de Hellboy. De hecho, al margen de las muchas miniseries que el personaje ha conocido, en estos tres lustros largos han visto la luz un par de novelas firmadas por Michael Golden, una serie que se centra en las aventuras de la BPRD (las siglas en inglés de la Unidad en la que trabaja el héroe), multitud de pequeñas historias e incluso dos películas dirgidas por Guillermo del Toro.

Dentro de esta tendencia a dejar en manos de otros el dibujo de la cabecera, es sin duda en las tres miniseries realizadas alimón con Richard Corben donde mejor sustituto ha encontrado el norteamericano. Y buena prueba de ello es este Hombre retorcido, ochenta páginas en las que Corben demuestra una vez más por qué es uno de los mejores dibujantes que el género de terror ha conocido jamás: en sus soberbias páginas todo monstruoso ser es capaz de tomar forma y saltar ante un lector al que sólo le resta maravillarse con el prodigioso arte de un dibujante que lleva deleitándonos con su hacer desde hace más de tres décadas.

  • 1