Local

“Hemos recorrido 10.000 kilómetros para lograr lo que España nos niega”

Entrevista con Paqui Maqueda, vicepresidenta de la Asociación Andaluza Memoria Histórica y Justicia

el 04 ene 2014 / 21:49 h.

TAGS:

Paqui Maqueda. Paqui Maqueda.

Paqui Maqueda, sevillana de Carmona, es trabajadora social en el Ayuntamiento de Sevilla. Pero esta mujer de intensos ojos azules es conocida por su cargo como vicepresidenta de la Asociación de Memoria Histórica. Año nuevo, vuelta al pasado, porque sin conocerlo bien a éste, el futuro es más que incierto.

–¿2014 será el año de la reparación de las víctimas del franquismo? –Esperamos recoger los frutos de todo el trabajo hecho en 2013, cuando hemos alcanzado cotas muy importantes de reconocimiento internacional e institucional. Me refiero al respaldo de la ONU, que ya en septiembre hizo un informe preliminar en el que denunciaba la indefensión de las víctimas del franquismo y donde pedía que se acabara con esta situación, y a la vía judicial abierta en Argentina. Aquí en España, el Supremo nos niega que esos crímenes se resuelvan y juzguen aquí. Hemos tenido que recorrer 10.000 kilómetros de ida y vuelta para defender nuestros derechos.

–Tienen sus esperanzas puestas en Argentina pero ¿hay plan B en caso de que esta vía se frustre? –No descartamos llamar a cualquier puerta. Ya sólo nos quedan los organismos internacionales. Aunque el Tribunal Supremo dice que se deben archivar todas nuestras denuncias, nosotros, cada vez que abrimos una fosa, denunciamos. Hay señales de tortura, la desaparición forzosa de nuestros familiares... La Ley de Amnistía no puede poner punto y final a todo esto. Pero confiamos en Argentina. Aunque el Gobierno español impidió las videoconferencias para que prestásemos declaración en la embajada de Argentina en España, parece que éstas se van a poder realizar en febrero después de un nuevo requerimiento de la jueza. No podemos montar otra vez en un avión a una anciana de 88 años a la que tuvimos que llevar dos veces al hospital en Buenos Aires.

–¿Se sienten víctimas de segunda en España? –Víctimas de segunda y, además, maltratadas institucionalmente. Yo me he sentido en Argentina con la categoría de víctima. He sentido empatía, me han tratado con educación... En España se nos niega. Prueba de ello es el archivo de nuestras denuncias y que ningún juez se persona en una fosa para investigar, simplemente investigar. Somos los grandes olvidados, pero somos los más luchadores. En cada pueblo, tenemos presencia como asociación. Lo primero que hemos conseguido es visibilizar y socializar este tema.

–Usted quiso estudiar Historia. ¿Cómo contarles e involucrar a los más jóvenes en su lucha? –La República española fue un modelo democrático tremendo en asuntos como la educación, los derechos de la mujer... La democracia no vino en el año 1977. Eso no es verdad. Hay más de 70.000 represaliados por el franquismo que lucharon por defender la República. Vamos a entendernos: vamos a abrir las fosas, a identificar los cuerpos, a crear un banco de ADN y a eliminar toda la simbología franquista. Y, por supuesto, a exigir una responsabilidad penal. No basta con asumir una responsabilidad simbólica. Queremos más, queremos saber toda la verdad. Los nombres de los asesinos, de los torturadores y de los colaboradores deben conocerse. Que se repare la memoria como se hizo en Alemania tras el nazismo. No vamos a parar hasta conseguirlo. Y que conste que no es una amenaza, sino una advertencia.

–¿Qué tipo de medidas deben tomarse ante actos en los que se hacen saludos y se usan símbolos franquistas? –El Estado debe castigar este tipo de actuaciones en las que se hace apología del franquismo.

–¿La batalla con el Ayuntamiento por las fosas del cementerio está perdida? –Aquí no hay ninguna batalla perdida, eso quiero que lo recalques mucho, por favor. El Ayuntamiento no está cuidando como debe cuidar las cinco fosas que hay. Estamos estudiando el tema para denunciarlo públicamente. El estado es lamentable, vergonzoso. No se pueden ni leer los versos de Alberti en el monolito que se colocó en el cementerio. Esto es un símbolo de lo que el Ayuntamiento, y el Gobierno del Partido Popular, piensan.

–Usted se crió en el barrio de Las Letanías (interrumpe)... –Sí, en un barrio marginal.

–... y sabe lo que es salir adelante y llegar donde ha llegado gracias a las políticas públicas de becas. –Creo en lo público, en que todos tenemos que poder salir de la misma línea de partida para, en función de nuestras capacidades, llegar tal lejos como podamos. No nos pueden arrebatar esa oportunidad.

–En una ocasión confesó que ya no era creyente pese a haber participado activamente en su adolescencia en las Juventudes Católicas Obreras. ¿El Papa Francisco le ha hecho cambiar de opinión? –Ya no es que no sea creyente, es que hace meses que apostaté. Y le conté al cura que me la tramitó que ahora la Iglesia no es coherente, vive en una esquizofrenia permanente. Es un negocio. Doy las gracias todos los días por lo que me enseñó la Iglesia de base de mi barrio y la gente marginal con la que me crié. Estoy súper orgullosa de saber de dónde vengo.

  • 1