Local

Henares: "Si alguno no ha querido entender mi pregón, mala suerte"

El pregón de Enrique Henares no ha dejado "indiferente" a nadie. Un día después de pronunciar su polémico discurso en el Maestranza, el abogado se defendía ayer de las críticas que tildaban su texto de sobrada carga moral y escasa dosis de emoción: "Si alguno no lo ha querido entender, mala suerte", replicó.

el 16 sep 2009 / 00:42 h.

TAGS:

Con semblante serio y apurando los minutos de cortesía de todo acto oficial, el pregonero hizo ayer un nuevo paseíllo hasta las tablas de un teatro, antes llamado Álvarez Quintero, hoy Sala Joaquín Turina, de Cajasol. Al igual que en el Maestranza iba a ofrecer su pregón a Sevilla, pero, en esta ocasión, con dos notables diferencias: la disertación iba impresa en el tradicional libro que cada año edita la entidad financiera, y conocía la controversia de su intervención.

Quizás por ello Henares dedicó sus primeras palabras a agradecer la generosidad de la delegada de Fiestas Mayores en la valoración de su pregón: "Rosamar, tú sí que me has entendido y comprendido, cosa difícil para los sevillanos". Sin que nadie se lo preguntara, arremetió contra las críticas:"Dar el pregón es un riesgo, pero creo que Enrique Henares [se refirió a sí mismo en tercera persona] ha sido sincero". Como aficionado taurino confesó "haber toreado" en el atril, aclarando que "no es ningún beato" sino "un cofrade o costalero, lo que ustedes quieran" que ha recuperado su espiritualidad gracias al pregón. "No creo, como han llegado a decir, que era para criticar a los políticos, ¡qué torpeza por parte de los periodistas! Ha sido una llamada de atención a los católicos, a como somos. Si alguno no lo ha querido entender, mala suerte", espetó. Sobre las puyas vertidas en el texto aclaró: "No he querido herir a nadie, ni al arzobispo coadjutor ni al alcalde. He expresado la valentía de los costaleros de Sevilla", dijo elevando la voz y arrancando una ovación cerrada que ya quisiera para el Maestranza.

El presidente del Consejo, Adolfo Arenas, le echó un capote sin renunciar a los sentimientos encontrados que ha levantado: "No has dejado frío ni indiferente a nadie.Has dado una lección de cómo manejar el capote de brega", a lo que Enrique Esquivias, pregonero de 2007, remachó que ha sido el pregón "de un creyente". El de Henares pasará a la historia como el pregón más largo y el más controvertido de los últimos años.

  • 1