Local

Herida en un atraco una cajera del Dia de Macarena

Un hombre con un casco de motorista puesto entró sobre las 11.30 horas de ayer en el supermercado Dia de la calle Perafán de Ribera, en la Macarena, y esgrimiendo lo que parecía una pistola se acercó a una cajera, a la que no llegó a dirigir la palabra.

el 15 sep 2009 / 06:59 h.

TAGS:

Un hombre con un casco de motorista puesto entró sobre las 11.30 horas de ayer en el supermercado Dia de la calle Perafán de Ribera, en la Macarena, y esgrimiendo lo que parecía una pistola se acercó a una cajera, a la que no llegó a dirigir la palabra. La chica se puso a gritar y el atracador la golpeó en la cabeza con la culata del arma antes de huir sin botín alguno.

La joven, de nombre Inma, empezó a sangrar abundantemente por la cabeza y eso pudo asustar al atracador y hacer que saliera corriendo, según explicaban ayer sus compañeros de trabajo, indignados porque es el cuarto atraco en pocos meses y en el último, hace apenas dos semanas, le pusieron "un cuchillo en el cuello" a otra empleada, a pesar de lo cual no se han reforzado las medidas de seguridad del establecimiento.

Los chillidos de la cajera llamaron la atención de los muchos clientes que había a esa hora en el supermercado, que linda con el Mercadona que fue asaltado hace tan sólo tres semanas por otro atracador oculto por un casco que tampoco logró llevarse dinero, aunque según los testigos se trata de personas con altura y características físicas diferentes.

La joven herida fue trasladada al cercano hospital de la Macarena acompañada por un empleado del supermercado Mercadona, y allí recibió ocho puntos de sutura en la cabeza, ya que tenía una brecha considerable.

Gran violencia . Sus compañeras de trabajo, aún nerviosas, contaban que de todas formas el hombre no podría haberse llevado nada de la caja a la que se acercó porque no tenía dinero. La cajera estaba sacando listados y haciendo la contabilidad, pero no estaba abierta al público. En todo caso, les extrañó su actitud porque ni siquiera llegó a pedir el dinero, según contaba una trabajadora que se encontraba cerca y no llegó a escuchar ni el timbre de su voz.

Tampoco se dirigió a otra caja, sino que salió corriendo sin que nadie viera si huyó a pie o en algún vehículo. Su reacción fue golpearla violentamente con la culata del arma, que se ignora si era auténtica o simulada. La Policía Científica y el grupo de Atracos de la Policía Nacional se han hecho cargo de la investigación.

  • 1