miércoles, 12 diciembre 2018
05:43
, última actualización
Deportes

Hermanados en la necesidad

El CB Sevilla visita a Estudiantes en busca de un segundo triunfo que encauce su progreso. Los locales viven también un inicio de liga difícil

el 16 nov 2014 / 13:12 h.

CBS_Estu Porzingis salta con Simpson en el amistoso de Dos Hermanas. Foto: Inma Flores. La inminencia de la visita a San Pablo de Real Madrid y FC Barcelona conmina al Baloncesto Sevilla a dar el do de pecho en las dos salidas que tiene a las pistas de Estudiantes y Río Natura Mombus, y habría que decir que, de los próximos cinco partidos, en el que tiene más opciones es el que tiene que disputar esta tarde en el Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid ante Tuenti Móvil Estudiantes. Porque, lógicamente, la situación se podría poner muy fea si en la visita de Andorra a San Pablo, en la jornada 12, mantuviera en su zurrón una sola victoria. Y no sería nada descabellado. En la 11 visitará a Unicaja de Málaga en el Carpena. Es decir, el calendario le obsequia con duelos ante los tres primeros de la Liga Endesa en las próximas cinco jornadas. Existen dos argumentos principales para ser optimistas sobre las evoluciones de los chicos de Scott Roth en el Palacio: pese a la decepción del duelo intersemanal ante el flojo equipo del Nymburk, lo cierto es que el choque precedente en la Liga Endesa ante el CAI Zaragoza mostró el camino que deben seguir. Dicho de otra forma, demostraron que pueden dar un alto nivel, el que se exige en esta competición. Alto nivel de intensidad defensiva, de atención en el rebote, de saber aprovechar los muchos recursos que tiene el plantel, de sufrir atrás y mover el balón con acierto delante, de asumir responsabilides individuales y colectivas. La otra cuestión que invita a pensar de manera optimista es que Estudiantes es un equipo al que, por su estructura, Baloncesto Sevilla puede hacer mucho daño, especialmente en el juego interior. Aunque la incorporación de Uros Slokar, por la lesión de Stefan Bircevic, ha paliado la falta de centímetros que acusan los colegiales por dentro, es más que evidente que con Balvin (2,17), Willy Hernangómez (2,10), Porzingis (2,16) y Oriola (2,06) en la rotación, hay una ventaja a la que sacar partido, ante jugadores como Simpson o Nacho Martín que apenas rozan los dos metros. Esa situación obliga a Estudiantes a estar especialmente acertado en los tiros dado que es el peor equipo de la liga en capturas, y por tanto sufre una escasez de segundas opciones, por no hablar de los problemas para sujetar el rebote defensivo. Así, en su victoria ante Fuenlabrada, los de Vidorreta atraparon 8 rebotes menos pero ganaron con solvencia gracias al 46% en los triples, especialmente con Javi Salgado (4 de 6) y Xavi Rabaseda (2 de 3). Nacho Martín también hizo daño en ese derbi (17 puntos y 9 rebotes), aunque Jeleel Akindele, en el Fuenla, acabó con 24 puntos y 14 rebotes, para 35 de valoración. Como se pudo observar ante Nymburk, además del  buen hacer defensivo, el papel de Niko Radicevic seguirá siendo clave mientras el club busca un refuerzo en la posición de base. El joven serbio pasó de dar una exhibición ante CAI Zaragoza a perderse en la laxitud del duelo ante los checos, y sin dirección, sin una buena dirección, esa ventaja de los pívots acaba por desaparecer, si no hay alguien que coloca el balón en las manos justas en el momento justo.

  • 1