miércoles, 19 diciembre 2018
04:41
, última actualización
Cofradías

Hermandades de Sevilla buscan familias para acoger a 350 niños bielorrusos

Se necesitan diez familias más antes de  que finalice el mes de febrero para darles cobertura.

el 15 feb 2012 / 12:12 h.

TAGS:

Niños bielorrusos ante las imágenes del Baratillo.

La Confederación de Hermandades San Cirilo, que reúne a 33 grupos entre hermandades y asociaciones de las provincias de Sevilla y Cádiz, traerá este verano por duodécimo año consecutivo a 350 niños bielorrusos para su saneamiento, ya que están afectados por la catástrofe de Chernóbil. Si bien, para poder acoger a este número de menores proveniente de este país se necesitan familias andaluzas que quieran colaborar con esta iniciativa.

Según ha informado a Europa Press la responsable de comunicación de la Confederación de Hermandades, María Angeles Muñoz, hasta el momento cuentan con cerca de 340 familias dispuestas a acoger durante 40 días a los niños que a finales de julio aterrizarán en la capital hispalense para "respirar aire puro y comer de forma sana". No obstante, ha resaltado que "se necesitan diez familias más antes de que finalice el mes de febrero para dar cobertura a los 350 niños solicitados".

Este mes de febrero, según ha explicado, hay que cumplimentar la documentación pertinente para las adopciones de estos menores, que ya han sido solicitados. De esta manera, los niños bielorrusos, entre siete y 17 años, vendrán a Sevilla, a su provincia y a Cádiz y al municipio de Rota, pero para hacer posible este programa "hacen falta todavía familias".

En este sentido, ha indicado que ya son más de 20 las hermandades de penitencia de Sevilla capital y provincia implicadas. Estos niños, que llevan viniendo con las hermandades desde el año 2001, pasarán en nuestra comunidad alrededor de 40 días para que su salud mejore "a través de los alimentos y el sol".

Según la Organización Mundial de la Salud, alargan su vida de año y medio a dos años alejándose de la zona contaminada. Al hilo de esto, ha señalado que son muchos los niños que esperan poder salir y un elevado número de enfermedades como cáncer de tiroides y malformaciones las que suelen cebarse sobre unos niños que viven muy cerca de la zona afectada por la radiación del desastre de Chernóbil.

No obstante, ha subrayado que los niños "no tienen ninguna enfermedad contagiosa" y ha recordado que vienen a disfrutar, con sus familias, de excursiones al parque temático hispalense de Isla Mágica, a Cádiz o al parque acuático de Sevilla Aquópolis.

"Aunque parezca pronto, la documentación necesaria, que es mucha, debe estar en Bielorrusia en este mes de febrero", ha reiterado. Muñoz ha señalado que cada hermandad adherida al programa cuenta con un grupo de 25 familias aproximadamente, quienes "deben cuidar a los niños como si fuera uno más de ellas".

El número de acogidos es "parecido" al del pasado año, recordando que la mayor reducción de menores tuvo lugar hace tres años cuando llegaron alrededor de 600 jóvenes bielorrusos. Para Muñoz, la crisis ha influido en esta bajada, pero también ha apuntado otro factor como el hecho de que los jóvenes que participan en el programa vayan cumpliendo los 18 años y las familias de acogida no quieren repetir con otro menor. "No encontramos a la misma velocidad que hace años a nuevas familias", ha lamentado.

Por otro lado, ha indicado que el dinero "no es un problema", pues siempre se encuentra la manera de costear el viaje de avión, que es el principal gasto que tiene la acogida de menores para las familias, pues el mantenimiento del niño "no debe suponer" un extra que el de cualquier otro hijo, ya que éstos "no vienen para que se les compren regalos, sino para respirar aire puro y comer sano".

El coste del viaje depende de la hermandad a la que la familia esté vinculada dentro del programa. Así, ha explicado que las hay que afrontar de formar completa el billete del vuelo, que alcanza unos 600 euros; si bien, otras no pueden asumir esos gastos. el viaje de avión 600 euros. "Si una familia quiere traer un niño pero no puede afrontar los gastos del trayecto no es problema, pues siempre se encuentra la manera de costear el billete", ha asegurado, subrayando que lo importante en esta cuestión es "querer acoger y estar dispuestos a colaborar con el cariño, su casa y la familia".

  • 1