Local

Herrera se lleva 675.000 euros gracias al 31.821

el 22 dic 2009 / 10:10 h.

TAGS:

Un grupo de los agraciados celebran el premio en Herrera.

Rosalía Arjona estaba dando clase como cada día a sus alumnos de tercero de Primaria cuando el secretario del colegio Nuestra Señora de los Dolores de Herrera (Sevilla), Félix Ruiz, irrumpió en su clase, y en la del resto de sus compañeros, para decirle que le habían tocado 5.000 euros. "¿Qué proyecto nos han dado?", fue el primer pensamiento de la maestra antes de saber que el número al que jugaban todos los trabajadores del centro, el 31.821, era uno de los quintos premios del Sorteo de Navidad, agraciado con 5.000 euros cada décimo. "La seño es rica", chillaron los niños. Y a partir de ahí -porque los maestros, "muy formales", siguieron con sus clases- la lección del día cambió. "Los alumnos estaban locos, se creen que somos millonarios, no tienen conciencia de lo que son 5.000 euros y hemos empezado a hablar de qué podríamos hacer con ese dinero", relató Rosalía.

Los 42 profesores del colegio, y el resto del personal salvo un auxiliar que se incorporó más tarde "y es el único que no llevaba" juegan cada año a un número en común, la mayoría "un décimo o varios para compartir". Y fue así como el premio llegó al alcalde de Herrera, Custodio Moreno (PSOE), porque su mujer es una de las profesoras. Este año, el número elegido fue el 31.821, del que compraron 10 billetes de los 13,5 que vendió en ventanilla la administración número 1 de la localidad, que repartió 625.000 euros a los vecinos. Hasta la oficina de la administración se acercó "todo el pueblo y están como locos", contó Paloma Jiménez, la hija del propietario del despacho fundado en 1987 y que se estrena como repartidora de suerte en el Sorteo de Navidad. Una suerte que este año en la provincia de Sevilla sólo vino de la mano de los quintos premios. Otro número, el 49.271, dejó 150.000 euros en Lebrija (dos series) y Pedrera (una serie). La administración lebrijana, fundada en 1970, está regentada por una familia de tradición lotera. lo ha dado ‘El Provecho'. "Mi abuelo dio un premio de Navidad en 1955 cuando vendía lotería en su puesto de barbero. En el año 70 mi padre fundó esta administración", relató Abraham Caballero, hijo de Manolo El Provecho, como es conocido en el pueblo. El puesto está abonado desde entonces al 21.025, el número premiado en 1955, porque sacó del hambre literal a "un montón de lebrijanos a los que les tocó 20.000 y 25.000 pesetas, que eran un dineral en aquella época". "¡El premio lo ha dado el Provecho!", anunciaban ayer a voces algunas mujeres del pueblo en la Plaza de España. Y El Provecho no ocultaba su orgullo por convertirse en rey mago o Papá Noel anticipado.

Manolo se alegraba especialmente por que el dinero se haya repartido en una de las barriadas más castizas de Lebrija: Barejones, mitad antigua mitad de nueva construcción pero toda ella habitada por familias trabajadoras. En la barriada se vivía el premio con alegría mitigada, pues los chaparrones repetidos que cayeron durante buena parte de la mañana impidieron que la gente saliera a calle, aunque algunos afortunados desafiaron al tiempo y se acercaron a la administración Doña Matilde, su nombre oficial.

Si El Provecho sabe lo que es dar premios en sorteos como el de la Cruz Roja o en el Euromillón pero no en el de Navidad, el lotero de Pedrera, Vicente Gómez sí tiene experiencia ya en dar suerte el 22 de diciembre. "En 2004 dimos también un quinto premio pero íntegro, y le tocó a la asociación de discapacitados Adifas", recordó. En febrero de este mismo año, esta administración también repartió un segundo premio en un sorteo ordinario que fue a parar a una hermandad de la localidad.

  • 1