Economía

Herrero censura personalismos que distancien a Cámara y CES

Patronal e instituciones camerales sellan un marco de acción común tras la supresión de las cuotas.

el 09 ene 2012 / 20:02 h.

Las Cámaras de Comercio se enfrentan a un horizonte complicado después de que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero decidiera anular las cuotas que los empresarios pagaban a estas instituciones en 2011. Este año, la retirada parcial de estas partidas ha supuesto una merma en los ingresos de estos organismos del 70%, un porcentaje que caerá aún más el próximo ejercicio, cuando desaparezcan en su totalidad. En este contexto, el Consejo Andaluz de Cámaras de Comercio de Andalucía y la patronal de la comunidad CEA firmaron ayer un acuerdo marco de colaboración con el que pretenden aunar esfuerzos y evitar duplicidades para que se conviertan en organismos más eficientes.

A pesar de que todas las patronales de la región y las 14 Cámaras de Andalucía rubricaron el convenio en un acto que tuvo lugar ayer en la sede de la CEA, la provincia de Sevilla ha vivido en los últimos meses tensiones entre las dos organizaciones -la CES y la Cámara sevillana- a cuenta de quién llevaba las riendas de la empresa que se iba a crear con el objetivo de gestionar los intereses comunes. A este respecto, el presidente de la CEA, Santiago Herrero, fue contundente en sus declaraciones previas a la firma del acuerdo. "Hay que evitar posicionamientos individualizados en los territorios", argumentó, al tiempo que instó a los representantes de todas las organizaciones a desarrollar el acuerdo marco firmado ayer en un entorno de tranquilidad. "Debemos centrarnos en cómo queremos que sea el futuro y debemos evitar situaciones extemporáneas", insistió.

Así, destacó que este acuerdo servirá para reforzar la "unidad de acción" en defensa y representación de los intereses de los empresarios en la comunidad. En concreto, este marco establece que la CEA es la "única y legítima interlocutora empresarial", que, a su vez, se compromete a plantear a las autoridades de la Junta, y en el marco del diálogo social de la concertación, la conveniencia de encargo de encomiendas de gestión al Consejo Andaluz de Cámaras y a las Cámaras de Comercio de Andalucía -que son corporaciones de derecho público- para la realización de determinadas funciones públicas de carácter empresarial, como la ventanilla única.

En cuanto a la posibilidad de que puedan desaparecer Cámaras, el presidente del Consejo Andaluz, Antonio Ponce, aseguró que habrá algunas que puedan subsistir "y otras que no". Herrero, por su parte, instó a ver "cómo se definirá la futura ley de Cámaras que tiene anunciada el Gobierno y cómo se traslada a Andalucía" tras las elecciones.

Imagen de cordialidad aunque sin acuerdo cerrado

La Cámara de Comercio de Sevilla, presidida por Francisco Herrero, y la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES), que dirige Antonio Galadí, han tenido sus más y sus menos en los últimos meses debido a la falta de acuerdo sobre quién debía ser la cabeza visible de la futura empresa que se creará para gestionar los servicios comunes de las dos instituciones. Ambos dirigentes comparecieron ayer ante la prensa juntos, con aire cordial, aunque reconocieron que aún no han tomado una decisión a este respecto y que están negociando. "Este acuerdo es lo que deseábamos desde hace muchos meses, la clave está en desarrollarlo y, para ello, hace falta frialdad e inteligencia, ya que lo importante verdaderamente es el empresario", resaltó Galadí, al tiempo que instó a que las dos organizaciones vayan por un mismo camino antes de que suceda nada "sin luchas ni aspavientos". Por su parte, Herrero destacó que el nombramiento de quién dirigirá la empresa común "no es lo más importante ahora, ya que la paridad está reconocida y el objetivo es beneficiar al empresariado sevillano".

 

  • 1