Economía

Herrero se declara leal a Díaz Ferrán y llama a la unidad patronal

El presidente de la CEA, reelegido con casi la totalidad de los votos, el 98,8%, para su tercer mandato

el 18 mar 2010 / 12:09 h.

Herrero recibe al presidente Griñán a las puertas de la CEA en presencia de Díaz Ferrán.

El de ayer era el gran día de Santiago Herrero León, quien fue reelegido para su tercer mandato como presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), pero al final su homólogo en la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, se convirtió en el protagonista de la jornada, ya que el andaluz expresó públicamente su plena lealtad al jefe de la patronal nacional, cuestionado en el cargo por los problemas que arrastran sus propias compañías. Frente a los ya tradicionales discursos críticos con la administración, ayer fueron tres sus principales mensajes: la unidad de la organización, la petición de profundas reformas estructurales y el valor del diálogo social estatal y de la concertación regional.

Antes, durante y después de su discurso de toma de posesión -la suya fue candidatura única, respaldada por 266 de 269 votos emitidos, siendo blancos los tres restantes-, Herrero quiso dejar muy claro su apoyo a Díaz Ferrán. "En la CEOE no hay vacante [a la presidencia] ni se espera que la haya", sentenciaron ayer uno y otro. Señaló el patrón de los patronos andaluces que a todos les está dañando la crisis. "Al margen de las cuestiones que afectan a Gerardo como empresario con intereses concretos, como presidente de la CEOE su gestión ha gozado de una aceptación general por parte del empresariado [...] En cuantas ocasiones ha puesto a nuestra disposición la titularidad del cargo, le hemos pedido que continúe [...] Debe saber que cuenta con mi colaboración leal".

Que den la cara. Posteriormente, en una rueda de prensa, el presidente de la CEA echó otro amplio capote al patrón nacional instando a quienes, en la calle y no en los órganos de gobierno de la CEOE, discrepan respecto a la continuidad de Díaz Ferrán. No los nombró, pero había velada referencia a Jesús Bárcenas, el presidente de la patronal Cepyme, en la sala presente.

Durante su alocución, Santiago Herrero aseguró que su compromiso hacia el cargo, "os lo aseguro", se extenderá "a todo el periodo para el que he sido elegido". Preguntado si estas palabras y el apoyo a Gerardo Díaz Ferrán implicaban renunciar a sus viejas aspiraciones a relevar a éste, reiteró que en la CEOE no hay vacante hasta que el presidente agote su mandato o decida irse. Entonces, ya verá. Las puertas no están cerradas, a saber qué pasará.

Loas de Ferrán. Por su parte, ante la audiencia -más de medio millar de empresarios, autoridades y políticos- Gerardo Díaz Ferrán fue todo alabanzas hacia "mi buen amigo Herrero", del que destacó su "encomiable labor diaria" por el diálogo social. Y un abrazo por aquí, otro por allá. ¿Dimitir él de la patronal española? Un no dijo previamente a los periodistas.

Segundo mensaje de Herrero, el de las reformas "profundas" en múltiples ámbitos: mercado laboral, justicia, administraciones públicas, educación, fiscalidad y pensiones. Sobre la primera de ellas, y que a él especialmente le compete al ser protagonista de las negociaciones con el Gobierno central y los sindicatos, comentó que "nuestro único problema no es el costo del despido, sino el mal funcionamiento del mercado de trabajo en su conjunto", y, denunció, en este sentido, la penetración escasa del contrato indefinido y los costes excesivos que conlleva resolver el exceso de plantilla. Y debemos lograr -indicó- "un nuevo equilibrio de la regulación laboral más acorde con la flexiseguridad que imponen los actuales tiempos".

¿Qué tiempos? Por lo pronto, el recién elegido opinó que las incertidumbres se mantendrán durante todo 2010, al tiempo que recordó informes que no ven la recuperación del empleo al menos hasta 2013 "a no ser que se adopten medidas más decisivas para la creación de puestos de trabajo" en nuestro país. Junto con las reformas necesarias citadas, también incidió en la urgencia de resolver el problema del cierre del grifo crediticio, sanear la cuentas públicas y recuperar la competitividad de la economía española, desafíos todos que son ya perentorios.

En este terreno, y un día antes de que el Consejo de Ministros apruebe la Ley de Economía Sostenible, Herrero reiteró su defensa de la construcción y el turismo, sectores tradicionales que, matizó, no quiere enfrentar a los emergentes. "Los cambios -justificó- no se improvisan ni se dan de un día para otro, ni se pueden imponer por ley [...] La llamada nueva economía que se alienta tardará en materializarse", de manera que no se puede abandonar lo que, hasta ahora, "nos ha permitido crecer". Y en el nuevo modelo, precisó, ha de jugar un papel primordial la industria.

Diálogo y concertación. Tercer y último mensaje, una puesta en valor del diálogo social y de la concertación firmada por la Junta de Andalucía, los sindicatos y la CEA. En este campo, recordó la importancia del reciente acuerdo de negociación colectiva alcanzado a nivel nacional, que fija una moderación salarial para el próximo trienio como fórmula que puede contribuir a crear empleo, al tiempo que rechazó la críticas de quienes, sólo hablando "desde el anonimato de la filtración y no dentro de los órganos de gobierno de las organizaciones empresariales", cuestionan el acuerdo.

Semejante reproche lo hizo extensivo a todos los detractores de la concertación andaluza -no estaba para escucharlo Javier Arenas, presidente del PP-A, pues se marchó antes incluso de los discursos-. "Una organización empresarial no es, ni debe ser, un contrapoder político. No es nuestra misión concurrir en el escenario electoral, sino tratar de influir, participar y contribuir de forma leal y solidaria con el desarrollo económico y social de un territorio".

  • 1