Economía

Herrero vuelve a marcar distancias con Díaz Ferrán

La segunda vez en escasos dos meses. La patronal andaluza volvió a retomar ayer jueves la polémica con la CEOE, en esta ocasión mostrando su "preocupación" ante el próximo proceso de diálogo social. De este modo, Santiago Herrero sigue mostrando sus diferencias con la dirección actual.

el 15 sep 2009 / 03:42 h.

La segunda vez en escasos dos meses. La patronal andaluza volvió a retomar ayer jueves la polémica con la CEOE, en esta ocasión mostrando su "preocupación" ante el próximo proceso de diálogo social. De este modo, Santiago Herrero, que se postuló como presidente de la nacional en 2007, sigue mostrando sus diferencias con la dirección actual.

El pasado año, el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero, se presentó para presidir la patronal CEOE, un cargo que finalmente recayó en Gerardo Díaz Ferrán. Desde entonces, las relaciones entre la andaluza y la española no han sido precisamente tranquilas. Hace mes y medio, durante la asamblea de la CEA, Herrero criticó la polémica suscitada en la dirección de la CEOE, concretamente entre su presidente y su vicepresidente, Juan Jiménez Aguilar, en torno al modelo de gestión de la organización.

En la jornada del jueves, la CEA volvió a plantar cara a la dirección nacional, en este caso mostrando su "preocupación" ante el próximo proceso de diálogo social nacional. A este respecto, la patronal andaluza aseguró que "el diálogo social debe ser fruto del análisis y del consenso interno a fin de que contribuya eficazmente a la competitividad de las empresas y al crecimiento económico".

Asimismo, indicó que "la gestión de la organización no puede estar basada en impulsos personales que, incluso pudiendo ser atinados, no son fruto del correspondiente debate".

El comité ejecutivo de CEA valoró la trascendencia de que la posición de CEOE se adopte conforme a la práctica habitual, debate entre los órganos de gobierno de la propuesta presentada por la presidencia, por los técnicos o por el resto de las organizaciones y empresas, y puesta en práctica, en su caso, de los acuerdos adoptados.

En consecuencia, apuntó que las declaraciones públicas deberían acomodarse a los tiempos de preparación y elaboración de las decisiones colegiadas. "En caso contrario, -añadió- se pueden producir impresiones no deseadas o incluso entrar con posterioridad en falta de coherencia o clara contradicción". A juicio de la CEA, la organización debe acomodarse al tipo de gestión que mantenga consolidado el respeto del mundo empresarial.

  • 1