Local

Hispanidad y dos Españas

Un volumen reciente sobre Queipo de Llano, que intenta demostrar su inocencia, y la misa de la Hispanidad -suspendida- del Ayuntamiento de Sevilla predican lo mismo: uno y otra dejan palmariamente que las dos Españas, más que ser un jirón del pasado, siguen vivas.

el 15 sep 2009 / 16:36 h.

Un volumen reciente sobre Queipo de Llano, que intenta demostrar su inocencia, y la misa de la Hispanidad -suspendida- del Ayuntamiento de Sevilla predican lo mismo: uno y otra dejan palmariamente que las dos Españas, más que ser un jirón del pasado, siguen vivas dentro de cada partido sin adecuarse a ésta en la que vivimos. La defensa del general golpista no es más que un intento de comparar lo incomparable: la insurrección de Asturias con la sublevación del 18 de julio. La insurrección fue ilegal pero el Gobierno de España mandó a Franco a sofocarla y a los jueces, a sus instigadores y protagonistas. Franco fue entonces un instrumento de la República y no se le pide cuentas por ello.

El autor tiene por objetivo hacer heredera la España de hoy de la del golpe; la misa que el Ayuntamiento convoca cada año para celebrar el Día de la Hispanidad perpetúa, objetivamente, la situación creada por la Restauración del XIX, heredera a su vez de la Alianza del Trono y el Altar de 1837 y germen de la del 39; el autor intenta escribir una historia sin salto de página, el Ayuntamiento la sigue escribiendo entre líneas, como si estuviéramos en la Transición, con la misma reacción de los ultras de entonces.

La Hispanidad es un concepto hermoso, una Commonwelt sin ánimo de lucro; nació como Fiesta de la Raza cuando la palabra no tenía sentido peyorativo, cuando era el espíritu que levantó el Parque de María Luisa. Simplemente ha evolucionado (por obra de un Gobierno socialista). Comprendo al autor de la obra sobre Queipo: se arriesga a presentar su tesis y la editorial, a perder o ganar con la edición; no comprendo el por qué de la contumacia municipal en hacer pervivir lo que no existe. En buena lógica, también debería echarle una mano al autor y a la casa editora y comprar el libro.

Antonio Zoido es escritor e historiador

  • 1