miércoles, 23 enero 2019
09:50
, última actualización
Jóvenes al día

Historia de Sevilla a golpe de tuit

Marcos Pacheco / @SevillaInsolita vive de frente al Guadalquivir con la sombra de la Giralda a su espalda. Considera a Sevilla una ciudad que se ama y mima a sí misma, propone conocerla para saber más de nosotros mismos

el 04 oct 2014 / 08:09 h.

Imagen Imagen ppm copia Por Lele Vaquero Se considera un sevillano de lo más anormal. Valora más el olor del azahar que el del incienso. Creó el título Sevilla insólita como homenaje a la obra de su abuelo, el historiador Francisco Morales-Padrón. Título que, además, reconoce encajar a la perfeción con la idea de dar a conocer la historia de la capital. ¿Cómo comenzó su andadura por la red social, Twitter? Hace ya casi dos inviernos. ¿Qué cambiarías de España? El anquilosado sistema político y sus resortes burocráticos. Pienso que parte de la actual situación bebe del bipartidismo elaborado por Cánovas del Castillo a finales del siglo XIX. Es evidente que los personajes han cambiado, pero la alternancia entre dos partidos sigue más o menos vigente. ¿Qué cambiarías de Sevilla? La mentalidad de muchos sevillanos. Los hay que sin haber subido jamás a la Giralda alardean por aquí y allá de la afamada belleza de su ciudad. Me duele ver cómo se habla de Sevilla desde la propia incultura del que es de aquí. ¿Qué cambiarías de Twitter? Valoro mucho esa red social, pues a través de ella me he dado a conocer. Creo que actualmente es el mejor medio de comunicación para estar informado de la actualidad e interactuar con otros usuarios. De momento, estoy conforme con su uso. ¿El que más RT logró? Creo recordar que fue un tuit con una foto de las vistas de Sevilla desde la Torre Pelli; para que luego digan de ella… Creo que rozó los 500 retuits. ¿Dedicas mucho tiempo a tuitear? Tuitear no conlleva tiempo, ni que estuviera redactando una obra. Para pensar y escribir 140 caracteres no invierto más de diez minutos. Programo mentalmente mucho antes lo que voy a tuitear. ¿A qué te dedicas cuando no tuiteas? Cuando no escribo para desconectar, suelo escaparme a la esclusa del Puerto de Sevilla y fotografiar a los mercantes que remontan el río. Es todo un espectáculo desconocido para la inmensa mayoría de sevillanos. Me esfuerzo mucho en dar a conocer nuestra rica actividad portuaria. ¿Desde qué rincón de Sevilla te gustaría tuitear? Si por rincón se puede considerar la calle principal de Sevilla, que es el río, sería sin duda a bordo de un barco. Un momento que te haya sorprendido de Twitter. La abdicación el pasado mes de junio de Su Majestad el Rey Juan Carlos I. Me pilló en la biblioteca y en plenos exámenes. En la sala se formó un revuelo de susurros con caras de sorprendidos. ¿Enganchan las redes sociales? Creo que ello depende del círculo social de cada uno. Si uno posee muchos amigos conectados a las redes sociales será más atractivo interactuar con estos a través de ellas y, como consecuencia, estar más pendiente de la pantalla. ¿Cómo ha cambiado la sociedad con ellas? Especial incidencia entre los jóvenes. Desde mis 22 años puedo afirmar que en los recreos del colegio he vivido lo que era jugar a la pelota a lo que es estar pendiente del móvil. El mundo cambia, y la sociedad con ella arrastra las costumbres. ¿Impresiona tener tantos seguidores? No me fijo mucho en eso. En cambio, presto atención a cuentas como las de ciertos colaboradores de programas del corazón que rondan los cien mil seguidores o más. Muy triste. ¿Cómo los seduces cada día? Suelo publicar tres tuits por día con contenidos de lo más variado, desde efemérides hispalenses hasta citas o fotos curiosas. Esta ciudad da mucho con lo que tuitear. Darías un puñetazo sobre la mesa por… La dolorosa tala de los árboles de la calle Almirante Lobo. Tu solución para la crisis. No es una solución, es mi valoración personal, pues no soy quién para aportar remedios. Sacrificaría ciertas comodidades laborales en pro de mantener el trabajo aunque, eso sí, manteniendo unas óptimas condiciones laborales. ¿Cómo ves el periodismo actual? Está claro que no soy periodista, pero leo todos los días el periódico desde los quince años. Se nota que cada vez el periodismo se enfoca más hacia temas rosas. Nuestra incultura nos delata. ¿El futuro está en internet? Internet es el arma definitiva para la comunicación. Si el ser humano llega a inventar una nueva herramienta análoga a esta, posiblemente yo ya no lo veré.

  • 1